La Operación Lava Jato, la mayor investigación contra la corrupción en la historia de Brasil y que destapó un gigantesco escándalo de desvíos en la estatal Petrobras, completa este domingo 5 años, con 155 personas condenadas, entre altos funcionarios de la petrolera, políticos y notables ejecutivos.


Lo que comenzó como una investigación por irregularidades en casas de cambios terminó por destapar una red que ha salpicado a exministros, diputados, exgobernadores y exmandatarios, entre ellos Michel Temer, Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva.

La Operación Lava Jato salió a la luz pública en marzo de 2014, tras la captura de una veintena de personas, aunque las investigaciones se remontan a julio de 2013, cuando la policía de la ciudad de Curitiba, en el sur del Brasil, descubrió una red de lavado de dinero que funcionaba desde puestos de lavado automático de autos (Lava Jato).

Desde entonces, la Justicia ya ha dictado sentencia en 50 procesos e impartido 242 condenas contra 155 personas. La suma de las penas totaliza 2.242 años y 5 días.

El siguiente es el cronograma de los cinco años de operación:

2014: Estalla el escándalo

– En marzo de 2014 la Fiscalía descubre que Alberto Youssef, un cambista que ya tenía antecedentes penales por lavado de dinero, le había comprado un vehículo marca Land Rover al exdirector de Suministro de Petrobras, Paulo Roberto Costa, hecho que prendió las alarmas de las autoridades y que se convirtió en la primera ficha de un efecto dominó en el que aún faltan fichas por caer.

– Costa desvela un sistema de corrupción organizado alrededor de Petrobras. Las empresas constructoras constituyeron un exclusivo “cartel” y pagaban millonarios sobornos para adjudicarse contratos amañados de Petrobras que eran repartidos entre los dirigentes de la empresa y los políticos que utilizaban su influencia para mantenerlos en los cargos.

2015: le llega la hora a poderosos políticos

– La Fiscalía comienza a desvelar una mayor participación de políticos en la red, acusados de nombrar y mantener a los directivos de la petrolera para continuar con las corruptelas.

– Se dan las primeras condenas y caen bajo el ojo de la Justicia dos grandes constructoras brasileñas, Odebretch y Andrade Gutiérrez, cuyos directivos también fueron presos. Detienen al poderoso empresario Marcelo Odebrecht.

– Comienzan a caer políticos y personas relacionadas con el entonces gobernante Partido de los Trabajadores (PT), la formación liderada por Lula, entre ellos, quien fuera su ministro de la Presidencia, José Dirceu, uno de sus hombres de confianza.

– En el segundo semestre de 2015, ruedan más cabezas de exdirectivos de Petrobras y entran en la baraja de las investigaciones el expresidente Fernando Collor de Melo y el exdiputado Eduardo Cunha, del partido Movimiento Democrático Brasileño (MDB), quien fuera presidente de la Cámara y entonces uno de los parlamentarios más influyentes del país.

2016: Odebrecht firma la “delación del fin del mundo”

– Ruedan las cabezas de políticos y mandatarios regionales, y las de tres exministros de los Gobiernos de Lula y Dilma Rousseff, entre ellos Antonio Palocci, considerado el hombre más influyente de esos mandatos.

– La constructora Odebrecht, una de las principales protagonistas del escándalo, decide colaborar con la Justicia. Un total de 77 ejecutivos de la compañía firman un acuerdo de delación con el Ministerio Público para entregar detalles de la trama corrupta a cambio de reducción de las penas.

– El Departamento de Justicia de Estados Unidos revela que 12 países recibieron 788 millones de dólares por parte de Odebrecht a cambio de contratos en 12 países de 2001 a 2016. De acuerdo con Estados Unidos, la compañía pagó sobornos para garantizar contratos en Angola, Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú y Venezuela.

2017: Lula recibe la primera condena.

– El juez Sergio Moro, entonces responsable de los procesos de la Lava Jato, condena a Lula a 9 años y 6 meses por corrupción pasiva y lavado de dinero, tras dar por probado que recibió de la constructora OAS un apartamento como pago por contratos con Petrobras. La condena fue ampliada en segunda instancia a 12 años y un mes.

– Se dictan condenas contra los exgobernadores de Río de Janeiro, Sergio Cabral y Luis Fernado Pezao, por irregularidades relacionadas con las obras para los Juegos Olímpicos de 2016.

– Las autoridades de diversos países de Latinoamérica investigan los entramados de Odebrecht en la región.

– El Tribunal Supremo de Brasil acepta abrir investigaciones sobre ocho ministros del Gobierno del presidente Michel Temer. El caso salpica a 29 senadores, 40 diputados y tres gobernadores.

2018: Lula es preso y condenado por otro proceso.

– En abril de 2018 el juez Moro envía a Lula a prisión y a finales de ese año el exmandatario es condenado por otro proceso, acusado de beneficiarse con unas obras realizadas en una casa de campo en el municipio de Atibaia (estado de Sao Paulo), que la Fiscalía afirma ser de su propiedad.

– El Supremo investiga a Temer por supuestos sobornos de Odebrecht a su partido, el Movimiento Democrático Brasileño (MDB).

– Las más recientes fases de la Lava Jato también han vinculado al exgobernador de Paraná Beto Richa y a Aloysio Nunes, del partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), quien fue canciller durante el mandato de Michel Temer.

EFE

Compartí: