En 3 barrios de la Capital, se encontraron 6.290, en su mayoría inservibles. En 5 barrios de 3 ciudades de Central, fueron identificadas otras 17.042 fuentes de cría de mosquitos. La lucha contra el dengue, zika y chikungunya es una responsabilidad de todos, por lo que se insta a la ciudadanía a eliminar criaderos, sobre todo, después de las lluvias.


El SENEPA realiza rastrillajes de manera permanente, con el fin de localizar los criaderos del mosquito Aedes aegypti y enseñar a las familias a mantener un entorno saludable.

En ese contexto, esta semana se intervinieron diversos barrios de Asunción y ciudades del departamento Central.

En la Capital del país, se trabajaron en los barrios “Vista Alegre”, “San Cayetano” y “San Jorge”, en donde fueron visitados 564 predios, entre casas, comercios e instituciones públicas, y se encontraron en total 6.290 criaderos, en su mayoría inservibles.

En el Departamento Central, se recorrieron los barrios “Kokué Guazú”, “Villa Ofelia” y “San Juan”, de Fernando de la Mora; “Vista Alegre” de Ñemby, y “Campo Grande” de Luque. En toda esta semana, se encontraron 17.042 criaderos, entre desechables, útiles y naturales, en 5.794 predios.

Los tipos de recipientes que sirven de criaderos y que se encuentran frecuentemente son los tanques elevados, tambores, baldes, cántaros, pozos, floreros con agua, platos de macetas, registros, canaletas, piletas, botellas, neumáticos, botellas, latas, y algunos criaderos naturales, tales como agujeros en árboles, piedras o axilas de plantas.

Continúan las investigaciones entomológicas

El departamento de Entomología continúa con las actividades de Levantamiento de Índice Rápido de Aedes aegypti (LIRAa), para la prevención y el control de las arbovirosis. En estos días, se intervinieron los barrios “La Encarnación”, “Catedral”, “Ricardo Brugada”, “Las Mercedes” y “Ciudad Nueva”.

El LIRAa es una metodología de trabajo que posibilita identificar en un plazo corto de tiempo los niveles de infestación del mosquito transmisor del Dengue, Zika, Chikungunya y Fiebre Amarilla, en una zona determinada. Para evitar brotes, es necesario que no sobrepase el 1%, según los estándares internacionales establecidos por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Compartí: