Paraguay, con una economía que crece desde hace años en torno al 4 %, es "envidiable" para otros países, a pesar de la reducción en las perspectivas de crecimiento para 2019, al 3,5 %, según dijo el ministro de Hacienda, Benigno López, en una entrevista.


“Creo que otros países envidiarían el 3,5 % (de crecimiento en Paraguay), en la región y en el mundo. Hay que valorar lo que se tiene en el país, que es una economía que produce este resultado”, apuntó López en una entrevista con la Agencia Internacional EFE.

Ese 3,5 % alude a la previsión del Fondo Monetario Internacional (FMI), que a principios de este mes rebajó esa cifra desde el 4,2 % estimada para 2019 en el informe de octubre.

Esta rebaja no preocupa en exceso a López, quien sostiene que “no hay ningún problema de crecimiento en la economía paraguaya” y saca pecho ante un país que “resiste a los vaivenes de la región”.

“El potencial de crecimiento de Paraguay es del 4 %. Al 4 % crece cuando todo funciona bien: no hay sequía, llueve bien, el clima es bueno, la región funciona, el mundo funciona. Hoy tenemos un ambiente externo muy desfavorable que explica el crecimiento menor al pronosticado. Al final siempre son pronósticos y el resultado se ve al final del partido”, justificó el ministro.

Para López, la única forma de alcanzar ese potencial pasa por hacer reformas y apostar por la diversificación de una economía que empieza a depender menos de la agricultura y la ganadería para sustentarse en el sector servicios, las manufacturas, la economía naranja, las industrias creativas y la maquila, esta última privilegiada por el régimen tributario del país.

Un sistema tributario que el Gobierno también está revisando y en el que ya trabaja con un nuevo proyecto, que prevé presentar este mes.

“Es más moderno, más equitativo, más simple y le da más poderes a las autoridades recaudadoras. En esta semana se van a hacer las discusiones importantes, si se van a tocar tasas o no. La idea es que Paraguay siga siendo un país competitivo, un país de costos bajos”, avanzó.

López cree que también será más progresivo, aunque adelantó que no se está “hablando de subir impuestos a las rentas, sino de ver, dentro de lo que está, cómo hacer que impacte de manera eficiente a la recaudación”.

Sobre la mesa todavía queda por decidir qué se hará con la soja, el tabaco, las bebidas azucaradas o el alcohol y aseguró que no se tocará el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

Respecto a la soja, López reconoció que existen “intereses creados”, pero confía en dar con “alguna solución diferente”.

“Creo que tenemos que apuntar al medio ambiente, pero hay una conversación en curso, que no puedo adelantar el resultado, porque está en plena discusión con los servicios técnicos”, dijo el ministro, preguntado por si debían primar los intereses sojeros o el respeto al medioambiente.

Con estos cambios, el Gobierno estima un aporte “en el tiempo de 1 % o 2 %” del producto interno bruto (PIB), que unido al ahorro en la reforma del gasto, ascendería a niveles de entre “el 2,5 % y el 3 % de mayores recaudaciones”.

López afirmó que Paraguay avanzará así “hacia la economía del Bienestar”, aunque no pasó por alto la reticencia social.

“El ciudadano paraguayo no tendría problemas en pagar mayores impuestos si la calidad de los servicios fuera diferente, si van a los hospitales y encuentran respuesta, si van a las escuelas y encuentran respuestas… Ellos lo que no quieren, ni yo tampoco si no estuviera acá, es pagar más por lo mismo y que lo que se recaude sirva para cualquier cosa menos para la reforma de los servicios públicos”, puntualizó.

No obstante, advirtió de que los resultados de estas políticas “son de largo plazo” y, por tanto, no redundarán de manera inmediata en la vida de los paraguayos.

“Los impactos (en la sociedad) van a ser que salgan las leyes que permitan la reforma y eso se va a ver inmediatamente, pero el ciudadano no va a sentir (…). Si tenemos nuevo sistema, si tenemos nuevas leyes, pero ocurren los mismos hechos que a la ciudadanía le molestan, probablemente vamos a perder credibilidad”, manifestó.

López anhela dejar el Ministerio en 2023 con “procesos de reformas totalmente iniciados y en curso”, con una “economía sana” y “un país más igual.

Fuente: EFE

Compartí: