El expresidente de Brasil Michel Temer, preso por corrupción desde el jueves, tendrá que esperar hasta la próxima semana para saber si la Justicia otorga o no el habeas corpus solicitado por su defensa para conseguir su libertad, tras la decisión del tribunal de estudiar el recurso colectivamente.


Michel Temer, Presidente de Brasil

Temer, acusado de liderar una organización criminal que recibió sobornos a cambio de favorecer empresas ya condenadas por la Lava Jato en contratos ilícitos con la estatal Eletronuclear, fue arrestado el jueves en Sao Paulo y trasladado a Río de Janeiro donde permanece preso en una celda adecuada especialmente para él, en la sede de la Policía Federal.

Con la decisión conocida este viernes, el exmandatario vio truncada la posibilidad de que la justicia le otorgara hoy la libertad y tendrá que esperar hasta la próxima semana, cuando el recurso será estudiado de forma colegiada, según determinación del magistrado António Ivan Athié, del Tribunal Regional Federal de Segunda Instancia (TRF-2).

El juez, instructor del caso, prefirió que el análisis del recurso se hiciera en conjunto con todos los miembros de ese Tribunal y fijó el próximo miércoles 27 de marzo como la fecha para estudiar el recurso.

En el despacho, el magistrado también dio un plazo de 24 horas para que el juez de primera instancia Marcelo Bretas, quien solicitó el arresto de Temer, informe si mantiene la decisión tras analizar los argumentos de la defensa del exmandatario.

Para la defensa no existe “fundamento” para que Temer esté preso y según sus abogados no hay pruebas de que el ex jefe de Estado haya participado en la trama de sobornos en las obras de la estatal Eletronuclear.

No obstante, para el ente acusador una eventual liberación del exmandatario, o de cualquiera de los que fueron detenidos por el caso, podría entorpecer las investigaciones.

Temer, de 78 años, pasó su primera noche en una sala “especial”, de unos 20 metros cuadrados, sin ventanas, pero con baño privado y con aire acondicionado, ubicada en la Superintendencia Regional de la Policía Federal, en la zona portuaria de Río de Janeiro.

Desde su captura, el exmandatario ha recibido en dos oportunidades la visita de un importante aliado, Carlos Marun, quien fue su ministro de la Secretaría del Gobierno.

Tras su última visita, Marun dijo a la prensa que Temer está “inconforme” con su detención, la que calificó como “ilegal y arbitraria”. No obstante, reiteró que el exmandatario mantiene su confianza en la justicia.

Este viernes, durante un interrogatorio, Temer no quiso responder a los cuestionamientos de las autoridades y prefirió permanecer en silencio.

De los implicados que fueron arrestados la víspera por orden del juez Bretas, el único que habló con las autoridades fue el exministro y exgobernador de Río de Janeiro, Welington Moreira Franco, un importante colaborador del expresidente y su correligionario en el partido Movimiento Democrático Brasileño (MDB), según declaraciones de la fiscal Fabiana Schneider, a la estatal Agencia Brasil.

Temer se convirtió en el segundo jefe de Estado en ser detenido en Brasil por casos vinculados a la Java Jato, la operación que destapó el mayor caso de corrupción en Brasil.

Luiz Inácio Lula da Silva, quien gobernó al gigante suramericano entre 2003 y 2010, está preso desde abril del año pasado y suma 25 años de condenas por corrupción y lavado de dinero en dos procesos diferentes revelados por la Lava Jato.

Temer era el vicepresidente del país desde 2011 y asumió la jefatura del Estado en 2016, luego de que el Congreso destituyera a Dilma Rousseff por irregularidades en la presentación de las cuentas públicas.

Fuente: EFE

Compartí: