El Gobierno Nacional inició oficialmente los trabajos de adecuación de la línea de 500 KV con la central hidroeléctrica que permitirá mejorar el sistema eléctrico paraguayo, desde diciembre próximo, cuando la EBY pueda utilizar la totalidad de la energía que produce.


El acto se realizó este lunes y contó con la presencia del presidente de la República, Mario Abdo Benítez y el director general paraguayo de la EBY, Nicanor Duarte Frutos, en la sede de la central hidroeléctrica en la ciudad de Ayolas, departamento de Misiones.

Con esta obra se elevará la tensión de 220 a 500 KV y una potencia de salida de 1.732 MVA y de esta forma retirará la cantidad de energía que establece el acuerdo del Tratado, es decir el 50 por ciento. Debido a las limitaciones, actualmente sólo puede disponer de 750 MW.

Una vez culminada las tareas, Paraguay podrá disponer de toda la energía que le corresponde, producida por Yacyretá.

El presidente de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), Pedro Ferreira, destacó que el inicio de los trabajos se traducirá en importantes mejoras para el sistema eléctrico paraguayo. “Vamos a mejorar la calidad del servicio, mejorar los costos y con ello todo el sistema”, expresó Ferreira quien sostuvo que con esto también se da un fuerte impulso a la integración con Argentina.

A su turno, el director Duarte Frutos, dijo que este es el inicio la “lucha crucial en busca de la soberanía eléctrica”. Aseguró que la adecuación de la línea de 500 KV repercutirá positivamente no sólo en el sistema eléctrico, sino también en el desarrollo de la economía paraguayo.

Para los trabajos de adecuación se invertirán unos 10 millones de dólares y estarán a cargo de la empresa japonesa Mitsubishi Corporation, además serán supervisados por un equipo técnico de la Binacional.

Barras estarán operativas en diciembre 

El jefe del Departamento Técnico de la EBY, Leopoldo Melo, explicó que se trata de un hecho de suma relevancia para el sistema eléctrico paraguayo.

Detalló que las nuevas barras están siendo fabricadas en Japón y estarían llegando al país en agosto próximo para iniciar inmediatamente la instalación que finalizaría en diciembre, momento en el que se pondrá a disposición de la ANDE una mayor potencia energética.

“El Paraguay requiere de mucho dinamismo para responder a las necesidades eléctricas”, reconoció Melo al tiempo de señalar que este es el inicio “del despegue de la sistema eléctrico paraguayo”, remarcó finalmente.

Fuente: Agencia IP

Compartí: