Paraguay quiere mejorar su competitividad ganadera ante el repunte de la competencia Argentina, quinto exportador mundial de carne, y apuntando a una producción que busca una "carne natural y verde", dijo este jueves el viceministro de Ganadería, Marcelo González.


“El productor paraguayo cada vez trata de ser más competitivo, más exigente con la productividad de su tierra, trata de optimizar todos los recursos naturales (…). Es una carne natural, una carne verde que se produce a pasto en la que el animal desarrolla todo su potencial genético”, señaló.

González hizo esas declaraciones tras un acto en Asunción con las autoridades ganaderas de Guatemala en el que se habló de la posibilidad de que Paraguay se posicione como la puerta de entrada de sus productos en la región centroamericana.

Paraguay mira además a mercados como los países árabes o Estados Unidos, y tampoco descarta buscar vías para abrirse paso en China continental, país con el que carece de relaciones por su amistad con Taiwán.

Además, la caída del precio de la carne en los mercados internacionales también les obliga a diversificar su presencia en el mundo y revertir la bajada del 8,1 % registrada en las exportaciones de carne paraguaya en febrero de este año, hasta los 162,4 millones de dólares.

“Estamos apoyando todas las iniciativas del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) para la apertura de nuevos mercados, para la consolidación de los que ya tenemos y de los que están en proceso de apertura”, añadió González.

“Hay abiertos ya unos 45 (mercados) de los que solo el 10 % se usan hoy por coyunturas comerciales, tema de precios, cortes… Pero Paraguay sigue trabajando muy fuerte en abrir mercados importantes”, puntualizó.

El viceministro también se refirió a las “corrientes” de opinión que sustentan que el consumo de carne roja no es beneficioso para la salud y que se vieron reforzadas por un informe elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2015, que vinculaba ese consumo con el cáncer.

Al respecto, González señaló la necesidad de “revertir opiniones que no son certeras” y reiteró que la producción cárnica en Sudamérica “es natural, a pasto con solo suplementos minerales y algunos estratégicos”, por lo que se trata de una “carne muy sana y muy necesaria para la salud”.

Agregó que “la proteína animal consumida regularmente es muy necesaria en las etapas de crecimiento y mantenimiento de cada persona”.

Negó que dichas opiniones puedan “poner en riesgo” las ventas de carne paraguaya porque son mantenidas por “pequeños porcentajes” de población y añadió que países emergentes, como China, “van a ir aumentando su consumo de carne”.

El sector ganadero paraguayo se extiende también a la producción de cuero, alimento para animales o transferencias de genética, una experiencia que ya han compartido con Ecuador y que esperan replicar ahora con Guatemala.

“La fertilización in vitro, la transferencia de embriones, es un punto clave en el cual Paraguay ha invertido, dentro del sector privado, el público solo certifica laboratorios o profesionales, y eso nos posiciona y nos hace ganar tiempo en la ganancia genética y nos hace ganar productividad”, explicó.

Paraguay cuenta con unos cuatro o cinco laboratorios dedicados a estos procesos que facilitan el intercambio con sectores privados de otros países, según precisó González.

Esa desarrollo en la ganancia genética es uno de los motivos de la visita a Paraguay de la delegación liderada por el viceministro de Sanidad Agropecuaria de Agricultura, Byron Acevedo.

La delegación guatemalteca recorrió diferentes haciendas, frigoríficos y laboratorios tecnológicos que intervienen en las distintas fases de la cadena de producción de la carne paraguaya.

Guatemala confía en mejorar su hato ganadero con la importación de genética bovina, puesto que las vacas paraguayas son de “razas muy productivas”, como la Brangus o la Bradfor, que se podrían “acoplar muy bien” a las condiciones climatológicas guatemaltecas.

La industria ganadera en Paraguay representa el 12,6 % del Producto Interior Bruto (PIB) del país y emplea a unas 400.000 personas.

Fuente: EFE

Compartí: