Los únicos dos grupos de pumas que perviven en el sur de California podrían extinguirse en los próximos 50 años por la acción de los humanos y las alteraciones en su hábitat, señaló este miércoles un estudio elaborado por la Universidad de California Davis.


La falta de conectividad entre las montañas de Santa Ana y Santa Mónica, producto de nuevas construcciones viales y de viviendas, amenaza la continuidad en la zona de estos mamíferos, también conocidos como leones de montaña o leones americanos.

“Las dos áreas montañosas están aisladas por autopistas y zonas urbanas de desarrollo en un sector de California altamente poblado, lo que amenaza su sobrevivencia”, advirtió el reporte.

A su vez, esta falta de conectividad en el terreno lleva a una diversidad genética baja, lo que en los próximos años puede generar una “depresión endogámica”, un fenómeno en que la supervivencia y la reproducción de los animales sucede debido a la reducida diversidad genética.

“Si no logramos incrementar la movilidad de los pumas entre estos rangos aislados de montañas y áreas adyacentes, no nos debe sorprender si estas pequeñas poblaciones de animales se extinguen en un próximo futuro”, afirmó a Efe John Benson, ecólogo de Vida Salvaje de la Universidad de Nebraska, centro que tomó parte del estudio.

En concreto, los investigadores atribuyen un mayor índice de mortalidad de los pumas a la influencia negativa de la Interestatal 15 (I-15).

“Nuestra investigación ha mostrado que los pumas en el rango montañoso costero de Santa Ana están en riesgo primariamente por las restricciones de sus movimientos a través de la (autopista) Interestatal 15”, afirmó por su parte Winston Vickers, coautor del reporte y veterinario de la Universidad de California Davis.

Según indicó Vickers, la proximidad de la importante vía interestatal ha generado “un alto índice de mortalidad por colisiones con vehículos”.

Igualmente, algunos de los animales han sido eliminados por los residentes del área por atacar a sus mascotas o al ganado.

“Actualmente se están desarrollando esfuerzos con ingenieros de autopistas para mejorar las estructuras que permiten el cruce de vida salvaje o construir nuevos (cruces), tanto en la I-15 como en la autopista 101”, añadió el investigador.

El estudio, también con la participación del Servicio de Parques Nacionales y de universidades de Washington, y Wyoming y la del Norte de Arizona (NAU, por sus siglas en inglés), destaca como causas adicionales de muerte de estos felinos los cambios en el medio ambiente californiano.

En específico, señala los cambios causados por los enormes incendios que han asolado parte del territorio en los dos últimos años.

Esta devastación no solamente afecta el entorno ambiental de protección de los pumas, sino además debilita la presencia de animales salvajes menores que son su fuente de alimentación.

Mientras mejoran las conexiones entre las dos áreas, transportar a los pumas de un lugar a otro es la mejor solución temporal, anotó Vickers. EFE

Compartí: