El Congreso Nacional tiene en sus manos la solución definitiva para salvar al turístico lago Ypacaraí, altamente contaminado por vertidos urbanos e industriales, con la creación de una Comisión Nacional que centralice y organice las iniciativas para su recuperación.


El proyecto de ley, presentado esta semana por varios senadores de distintos partidos, y que deberá ser aprobado por ambas cámaras y refrendado por el Ejecutivo, busca lavar la cara del emblemático lago Ypacaraí, a unos 30 kilómetros de Asunción e “icono de belleza natural y de contaminación”, según el propio texto.

La comisión se encargará de formular y coordinar las acciones de recuperación y mantenimiento de toda la cuenca del lago, con objeto de evitar que se implementen soluciones puntuales que luego resultan “abandonadas”, por la “falta de una dedicación exclusiva” y “disponibilidad presupuestaria”, según el documento.

El director de Recursos Hídricos del Ministerio del Ambiente y el Desarrollo Social (Mades), David Fariña explicó a Efe que con anterioridad se acometieron “proyectos piloto” para paliar esa contaminación, pero que la falta de “continuidad” y de “inversión”, provocaron su fracaso.

Así, se instalaron “piletas dentro del lago” para permitir el baño en algunas zonas, mediante la instalación de “membranas” que contenían la contaminación, pero que por falta de mantenimiento terminaron rotas.

También se utilizaron “biorremediadores” (plantas que “se comen” la contaminación), pero que por falta de inversión y por no frenar los vertidos tampoco surtieron efecto, explicó Fariña, quien advirtió de que, “sin presupuesto”, la Comisión también fracasará.

El espejo de agua, al que Julio Iglesias dedicó una canción, adolece desde hace años de la falta de voluntad política para resolver un problema que va más allá que unos simples vertidos puntuales, como explicó Fariña.

Relató que también los arroyos que llegan al lago están contaminados por “los vertidos” de las empresas, municipios y particulares y municipios.

Agregó que la urbanización “incontrolada” de las riberas del lago provoca “erosión” y no permite la circulación normal del agua hacia los humedales circundantes, que “no cumplen su función de filtrado” de las aguas contaminadas, que permanecen estancas en el lago.

En el mismo, subrayó, “cerca de un 80 %” de la contaminación es causada por “vertidos cloacales” que, a pesar de contar en algunos casos con plantas de tratamiento, “habitualmente” no funcionan.

Por ello sugiere que se debe “monitorear a los municipios y empresas” concesionarias de esas plantas para que cumplan con la legislación.

Esos vertidos provocan altas concentraciones de coliformes fecales como la bacteria E. coli, que provoca problemas intestinales.

En la última medición, de enero pasado, se detectaron valores por encima de 1.000 unidades por milímetro de agua, más del doble de lo permitido, indicó Fariña.

Esas “alarmantes” mediciones se realizaron en las playas municipales de Areguá y San Bernardino, principales centros turísticos del lago, al que acuden en época estival numerosos paraguayos, aunque el baño no está permitido.

Fariña indicó de que, aunque en la última medición no se detectaron altos contenidos de cianobacterias en las aguas, su presencia también es habitual, aunque afirmó que los números “pueden variar en horas y lugares” porque se mueven con las corrientes.

El otro 20 % de la contaminación del lago Ypacaraí es responsabilidad de la agroindustria que se desarrolla en su cuenca y la de sus afluentes, y que vierte a sus aguas componentes químicos como el “fósforo y el nitrógeno”, que se encuentran en las algas y que pueden “provocar males ser humano con un solo contacto”.

El problema de las algas tóxicas resulta ampliado, según el experto, por tratarse de un “lago eutrófico”, es decir, “que tiene un alto contenido de materia orgánica que favorece la floración de organismos” como esas algas.

La Comisión estará formada por representantes gubernamentales, departamentales y municipales, aunque también tendrán voz las organizaciones civiles que lo deseen.

Fuente: EFE

Compartí: