El Partido Liberal exigió este domingo justicia cuando se celebra el segundo aniversario del asesinato del dirigente juvenil Rodrigo Quintana, quien murió por un disparo de la policía durante un asalto, sin orden judicial, a la sede de la formación en 2017, en el seno de las protestas contra la reelección presidencial.


Dirigentes del Partido Liberal, simpatizantes, familiares y amigos de Quintana se dieron cita hoy en el súper viaducto de Asunción, donde la Municipalidad inauguró una placa en recuerdo del fallecido militante.

Se ha escogido ese icónico lugar porque se inauguró el mismo día que falleció Quintana y la infraestructura amaneció al día siguiente del suceso con una placa improvisada en la que se denunciaba el asesinato.

El presidente del Partido Liberal, Efraín Alegre, exigió hoy ante los medios “justicia” para investigar a los “verdaderos responsables” del crimen del joven militante.

En ese sentido, solicitó que se realice una investigación de las llamadas telefónicas que se produjeron el 31 de marzo de 2017 para determinar quiénes dieron las instrucciones a la policía para internarse en la sede del partido.

“Hay demasiadas evidencias y denuncias concretas que llamativamente la Fiscalía no investiga. No procede a investigar para conocer a los verdaderos responsables”, aseguró Alegre.

Al acto también asistió Fidelino Quintana, el padre de Rodrigo, quien lamentó que “la justicia no avanza para nada” y responsabilizó directamente del asesinato al entonces presidente del Gobierno, Horacio Cartes (2013-2018).

Asimismo, denunció que únicamente el autor de los disparos haya sido procesado por el asesinato, mientras que ninguno de los comisarios de policía han sido investigados.

“Hace dos años pero para nosotros es como si fuera ayer”, añadió.

Durante la presentación de la placa, también intervino el intendente de Asunción, Mario Ferreiro, quien calificó a Rodrigo Quintana como un “ejemplo de lucha, perseverancia y heroísmo” para el país.

“Rodrigo Quintana estaba destinado a ser un prominente dirigente, quizás ocupando un lugar en el Parlamento nacional, en algún ministerio o, por qué no, en los más altos niveles de la conducción pública pero lo mataron las balas asesinas”, lamentó.

El intendente recordó ante el público la trayectoria de Quintana, un “joven brillante” de 25 años, nacido en La Colmena (departamento de Paraguarí) y estudiante de agronomía, que dejó huérfana a su única hija.

“La memoria es lo más importante para no repetir los graves errores de la historia”, agregó Ferreiro.

La muerte del dirigente juvenil del Partido Liberal se produjo durante unas semanas de movilizaciones sociales para evitar que se aprobara una enmienda que habilitara la reelección presidencial, prohibida por la Constitución Nacional de 1992.

Durante las protestas se produjo una batalla campal que derivó en el allanamiento de una sala del Congreso por los manifestantes, lo que causó un incendio del edificio.

El Gobierno desplegó centenares de policías por el centro de Asunción y se produjeron más de 200 detenciones, con duros enfrentamientos en los que se dispararon balas de goma y se cargó con cañones de agua.

Fue la mayor crisis política del Gobierno de Horacio Cartes, potencial beneficiado del proyecto de reelección, que terminó anunciando que no tenía intención de presentarse de nuevo al cargo de presidente.

Fuente: EFE

Compartí: