Descargar el Audio

La situación en la ciudad de Puerto Antequera se agrava cada día más. Las inundaciones y la mortandad de los peces no se detienen a causa de las lluvias. Como consecuencia, la Junta Municipal declaró la ciudad en estado de emergencia y claman por asistencia gubernamental.


Abel Britez, intendente de Puerto Antequera, relató que a causa de la masiva mortandad, las aguas del río Paraguay están negras, y despiden un olor nauseabundo, lo que hace imposible su consumo.

Britez añadió que hay kilómetros de caminos bajo agua y rutas en pésimas condiciones. A esto se suma el mal pasar de los productores frutihortícolas, quienes están varados por las cosechas inundadas, así como los pobladores que viven de la venta de los peces. “Necesitamos más que nunca la presencia del Estado. Esto va para mucho tiempo aún”, expresó el jefe comunal.

Compartí: