La ciudad de Chicago ha elegido este martes a la primera alcaldesa negra y homosexual de su historia: Lori Lightfoot supera a Toni Preckwinkle, también afroamericana, por casi 50 puntos


La ex fiscal federal Lori Lightfoot se ha impuesto por el 74% de los votos frente al 26% que ha logrado su contrincante Toni Preckwinkle, también afroamericana, con la mayoría de los votos  escrutados.

Lori Lightfoot, que hasta ahora ejercía como abogada, ha logrado la victoria tras una dura campaña plagada de insultos y donde incluso se ha planteado quién tenía mayor nivel de autenticidad racial, sin mencionar los muchos anuncios televisivos con profunda carga de toxicidad.

La ex fiscal federal, de 56 años, hace doblemente historia. Se convierte en la primera alcaldesa abiertamente homosexual de Chicago y la primera mujer afroamericana en ocupar el cargo. Esta abogada, que hasta ahora no había ejercido ningún cargo electo, se ha presentado a sí misma durante la campaña como un antídoto a los ocho años en el poder de su predecesor, Rahm Emanuel, quien cerró docenas de colegios públicos donde estudiaban negros e hispanos, mayoritariamente, y ha declarado como meta reducir la violencia armada que desangra la ciudad.

Por su parte, Preckwinkle, de 71 años, forma parte del aparato demócrata y en la actualidad es la jefa ejecutiva del condado de Cook, lo que según los analistas ha jugado en su contra ya que los votantes han buscado romper con el establishment político, hartos de la violencia y la corrupción.

Lightfoot presidió, durante el mandato de Emanuel, un gabinete que elaboraba un informe sobre brutalidad policial cuando la ciudad vivió una grave crisis en 2014 debido a la muerte por 16 tiros de un adolescente negro a manos de un agente blanco. El documento fue demoledor: se acusaba al departamento de policía de la metrópoli de racismo sistemático. Lightfoot se alejó de Emanuel e incluso acabó dimitiendo de su puesto al frente del Consejo de la Policía de Chicago. Durante la campaña, la ex fiscal federal abogó por “pulverizar” la maquinaria que mueve la tercera ciudad más poblada de Estados Unidos y abrir las puertas a una nueva forma de gobernar en el consistorio.

Fuente: EL PAÍS

Compartí: