Descargar el Audio

El smartphone registra los "biomarcadores de conducta", como características de la pronunciación o la mirada, que permiten identificar, por ejemplo, si una persona podría intentar suicidarse. Al respecto, habló el doctor Manuel Fresco.


Las personas deprimidas pronuncian las vocales con menos articulación que el resto de la gente. Muestran sonrisas más pequeñas. Los que hablan con un tono susurrante son más propensos a tratar de suicidarse que los que emplean un tono tenso. Todo eso lo sabe el teléfono celular que llevan. Y también los investigadores de lo que se llama “biomarcadores de conducta”: datos que surgen del análisis facial y acústico que permite la tecnología.

Compartí: