La ministra de la Mujer, Nilda Romero, manifiestó su preocupación frente a las medidas tomadas en contra de la Teniente Coronel Carmen Quinteros, quien había solicitado a las Fuerzas Armadas condiciones para amamantar a su bebé, teniendo en cuenta que la lactancia materna es un derecho tanto de los niños y niñas como de la madre. En ningún caso, la mujer será objeto de discriminación o vulneración de sus derechos por su condición de tal, aseveró la titular de la Cartera de Estado. 


Compartí: