Un total de 80.931 cadáveres recuperados de fosas comunes excavadas durante el genocidio de 1994 en Ruanda serán enterrados de forma digna el próximo 4 de mayo en el Monumento al Genocidio en Nyanza, al sureste de Kigali, reveló hoy la asociación de supervivientes Ibuka.


“Descubrimos las fosas comunes en los distritos de Rusororo y Masaka, en el extrarradio de Kigali, el pasado abril (de 2018)”, detalló a Efe el coordinador de esta entidad en el distrito de Gasabo, Theogene Kabagambire.

En el último año “se han exhumado 30.923 cuerpos solo en el municipio de Kabuga, parte del distrito de Rusororo”, adelantó Kabagambire, sin poder especificar el número total de fosas comunes encontradas en esta área a hasta 25 metros de profundidad, ya que se suman “por cientos”.

En el vecino barrio de Masaka, en el distrito de Kicukiro que alberga el Monumento al Genocidio de Nyanza, otros 50.158 cuerpos han sido exhumados, según el jefe de excavaciones, Innocent Gasinzigwa, de un total de “128 fosas comunes”.

Para dar con estos cuerpos, Ibuka contó con el testimonio anónimo de un joven miembro del grupo paramilitar extremista hutu Interahamwe (“los que pelean juntos”), quien participó en el genocidio con 15 años de edad y después ha cumplido una década de cárcel.

Según Gasinzigwa, fueron también hallados varios cuerpos en la casa del exburgomaestre de Kanombe, Jean Paul Nytayamira.

En esta área, el régimen del entonces presidente ruandés, Juvenal Habyarimana, encargó a la juventud hutu excavar tumbas entre 1990 y 1992, tras el intento fallido en 1990 del Frente Patriótico de Ruanda (RPF)- milicia encabezada por el actual jefe de Estado, Paul Kagame- de hacerse con el poder.

“Es triste que los ruandeses de esta área hayan guardado silencio durante 24 años y, sin embargo, supieran de la existencia de estas tumbas”, sentenció Kabagambire.

El 6 de abril de 1994, el derribo del avión en el que viajaban Habyarimana (de etnia hutu) junto a su homólogo de Burundi, el presidente Cyprien Ntaryamira, supuso el detonante de este limpieza étnica considerada una de las peores de la historia.

En tan solo 100 días, unas 800.000 personas fueron asesinadas -muchas a machetazos-, de las que la gran mayoría fueron tutsis, pero también hutus moderados.

Ruanda, con el presidente Paul Kagame a la cabeza, conmemora hoy oficialmente el vigésimo quinto aniversario de la matanza con numerosos actos para recordar a las víctimas y evitar que caigan en el olvido.EFE

Fuente: Agencia IP

Compartí: