Niños, adultos y ancianos, muchos acompañados por sus mascotas, se reunieron la mañana de este domingo en un céntrico parque habanero para caminar unos tres kilómetros con carteles que demandaban el fin del abuso con los animales.


La marcha agrupó a cinco diferentes organismos, aunque el mayor y más visible fue Cubanos en Defensa de los Animales (CEDA), una organización no gubernamental que congrega a muchos dueños de mascotas.

“Se han hecho varias peticiones para una ley de bienestar animal en Cuba y espero que en ese sentido esta peregrinación marque un antes y un después”, afirmó Beatriz Batista, una joven estudiante universitaria que como parte del grupo organizador tramitó y obtuvo el permiso de las autoridades locales.

Batista, quien cursa el quinto año de la Licenciatura en Comunicación Social en la Universidad de La Habana, no ocultó su felicidad y orgullo por la respuesta de la gente a la convocatoria a la marcha.

“Estoy feliz y emocionada porque este es un hecho histórico en nuestro país”, dijo a Xinhua al referirse a la manifestación pública.

Junto a ella, otras dos jóvenes, Claudia Alonso y Claudia Romero, explicaron su papel en la organización, que consistió en preparar los carteles y los lazos de identificación que portaban muchos de los participantes.

“Lo que estamos pidiendo en la peregrinación, el principal objetivo, es que acabe de promulgarse una ley de protección animal en Cuba”, aseguró Alonso, quien estudia Diseño Industrial en la Universidad de La Habana.

Romero, por su parte, destacó el crecimiento de los voluntarios que no están afiliados a ninguna organización, sino que abogan por el bienestar animal, algo que aún no está recogido en la legislación cubana.

La peregrinación terminó de manera simbólica ante la tumba de la estadounidense Jeannette Ryder (1866-1931), quien en 1906 creó en la isla el llamado Bando de Piedad, una entidad encargada de proteger a niños, animales y plantas.

La muerte de Ryder en 1931 significó el inicio de una hermosa historia, cuando su perro Rinti no quiso abandonar la tumba de su dueña, donde falleció meses después, lo que generó una colecta popular para levantar un panteón que hoy es uno de los más curiosos atractivos del principal Cementerio habanero.

Desde hace más de tres décadas, la Asociación Cubana para la Protección de Animales y Plantas (Aniplant) aboga por implementar una ley de bienestar animal que reconozca al maltrato como un delito.

En 1988, un año después de la fundación del grupo, se presentó en la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento unicameral) un primer anteproyecto de ley que no fue aprobado.

A mediados del pasado año, la doctora María Gloria Vidal, especialista de Salud Animal del Ministerio de Agricultura en Cuba, anunció que ese organismo trabaja en la elaboración de un proyecto de ley de Bienestar Animal.

El concepto de “bienestar” incluye la idea de “protección animal”, que han estado defendiendo varias organizaciones no gubernamentales en Cuba, pero que es mucho más abarcador.

De acuerdo con la Organización Mundial de Sanidad Animal, un animal se encuentra en un estado satisfactorio de bienestar cuando está sano, confortable y bien alimentado, puede expresar su comportamiento innato, y no sufre dolor, miedo o estrés.

Cifras del Instituto Nacional de Medicina Veterinaria indican que las clínicas estatales atienden a más de 1,9 millones de perros y más de 50.000 gatos.

Los animales abandonados pueden morir en la calle o ser sacrificados después de ser capturados por especialistas de alguno de los departamentos de zoonosis adscritos a las direcciones provinciales de salud pública.

CUBA-HABANA-MARCHA-ANIMAL-MALTRATO

Un hombre sostiene un cartel contra el maltrato animal durante una marcha en La Habana, capital de Cuba, el 7 de abril de 2019. Decenas de cubanos de todas las edades realizaron el domingo una peregrinación por las calles de La Habana para hacer conciencia sobre la necesidad de poner fin al maltrato animal. (Xinhua/Joaquín Hernández)

CUBA-HABANA-MARCHA-ANIMAL-MALTRATO

Personas sostienen carteles contra el maltrato animal durante una marcha en La Habana, capital de Cuba, el 7 de abril de 2019. Decenas de cubanos de todas las edades realizaron el domingo una peregrinación por las calles de La Habana para hacer conciencia sobre la necesidad de poner fin al maltrato animal. (Xinhua/Joaquín Hernández)

CUBA-HABANA-MARCHA-ANIMAL-MALTRATO

Una mujer sostiene un cartel contra el maltrato animal durante una marcha en La Habana, capital de Cuba, el 7 de abril de 2019. Decenas de cubanos de todas las edades realizaron el domingo una peregrinación por las calles de La Habana para hacer conciencia sobre la necesidad de poner fin al maltrato animal. (Xinhua/Joaquín Hernández)

CUBA-HABANA-MARCHA-ANIMAL-MALTRATO

Personas sostienen carteles contra el maltrato animal durante una marcha en La Habana, capital de Cuba, el 7 de abril de 2019. Decenas de cubanos de todas las edades realizaron el domingo una peregrinación por las calles de La Habana para hacer conciencia sobre la necesidad de poner fin al maltrato animal. (Xinhua/Joaquín Hernández)

Fuente: Xinhua

Compartí: