Descargar el Audio

Miembros del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura realizaron la presentación del Informe Anual sobre la situación de la población penitenciaria en el país ante el Poder Ejecutivo. Dante Leguizamón, uno de los comisionados del MNP, señaló que se debe realizar un trabajo coordinado entre varias instituciones para hacer frente a la crisis del sistema penitenciario y resolver problemas de fondo con políticas prevención. 


El comisionado del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, Dante Leguizamón, comentó que el objetivo es trabajar coordinadamente y generar espacios y políticas interinstitucionales para poder ahondar en el problema de fondo que tiene que ver con el abuso de la prisión preventiva, la morosidad judicial, falta de políticas preventivas con relación a la comisión de delitos, entre otros.

“Estamos en ese proceso, el presidente se mostró muy interesado y preocupado por la situación, por lo que coordinamos avanzar en un proceso de diálogo que involucre a todos los poderes del Estado y actores para poder trabajar sobre esta problemática”, informó.

Reconoció que la situación que atraviesa la población penitenciaria es bastante compleja, que se viene agudizando desde hace varios años, por lo que consideró necesario focalizarse en los problemas de fondo, no solo en construir más cárceles, sino en el desarrollo de políticas a corto, mediano y largo plazo.

Sostuvo que no es una cuestión que dependa exclusivamente del Poder Ejecutivo, sino que debe involucrar a todos los sectores que intervienen en el proceso, como el Poder Judicial, el Ministerio Público, entre otros.

“Es una situación bastante crítica pero lo que más preocupa es que se sigue ingresando al sistema anualmente a 1.100 personas, es decir podemos construir cárceles pero no será suficiente”, añadió Leguizamón.

El comisionado urgió tomar cartas en el asunto para evitar que la población penitenciaria siga creciendo, por lo que abogó por la adopción de sistemas de prevención como drogas, que deben ser abordados en una mesa amplia donde se discutan medidas a corto, mediano y largo plazo.

“Hoy por hoy es difícil hablar del tema de inserción con la situación actual que tenemos”, expresó finalmente Leguizamón.

La población penitenciaria en Paraguay es de 15.400 personas, cuando su capacidad es de solo 5.000, es decir se tiene un déficit de unas 11.000 plazas. Anualmente ingresan al sistema 1.150 personas.

Fuente: Agencia IP

 

Compartí: