El movimiento de desobediencia civil da por concluida la primera fase de protestas, que ha paralizado algunas de las áreas más concurridas del centro de la capital


Ya son más de mil las personas detenidas por su implicación en las protestas que el grupo ecologista Extinction Rebellion (XR) ha llevado a cabo en varias áreas de Londres desde el pasado lunes. En un comunicado, Scotland Yard reveló además que 53 individuos han sido acusados formalmente de algún cargo.

La organización, que ha contado también con la presencia de famosos como la actriz Emma Thompson o el grupo musical Crystal Fighters, bloqueó durante una semana varias zonas concurridas del centro de la capital -como el puente de Waterloo, la plaza del Parlamento, Oxford Circus y Mable Arch- para protestar contra la inacción del Gobierno frente al cambio climático.

Las autoridades reabrieron el domingo al tráfico en Oxford Circus y Piccadilly Circus

La campaña de desobediencia civil no violenta, donde se han empleado métodos como obstruir las carreteras, bloquear trenes, subir a autobuses, situarse frente a las ruedas de camiones o encima de ellos pegados a su techo con pegamento, se ha saldado con 1.065 detenidos.

Las autoridades reabrieron el domingo al tráfico en Oxford Circus y Piccadilly Circus, que permanecían cortadas al tráfico llenas de tiendas de campaña y activistas bloqueando el paso, y Waterloo, mientras la acampada y la actividad de las protestas se trasladaba a Marble Arch.

El movimiento daba por interrumpidos los bloqueos el lunes y se dio la jornada para reflexionar en cuál será el siguiente paso a dar en su lucha: “El movimiento está entrando en una nueva fase”, escribieron en su página web después de considerar la primera fase como un “éxito”.

Extinction Rebellion, cuyo objetivo es conseguir “un estado de emergencia ecológica”, quiere que el Ejecutivo declare el estado de emergencia climática y ecológica, reduzca las emisiones de CO2 a cero para el año 2025 y cree una asamblea ciudadana para lidiar con las decisiones que afecten al calentamiento global.

Fuente: La Vanguardia

Compartí: