El encarcelado expresidente izquierdista de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva encarna la voluntad de rebelión del pueblo brasileño, afirmó el jueves su compañera de ruta, la destituida exmandataria Dilma Rousseff, en un acto político organizado en Buenos Aires.


“Muchas personas ven que ahora Lula puede ser liberado, porque ya pasó la elección de (el presidente Jair) Bolsonaro, y era necesario antes (de las elecciones) ajusticiarlo”, dijo en una auditorio de la privada Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (Umet).

Rousseff dijo que esa no era la única razón del enjuiciamiento por corrupción. “Lula no es sólo un preso político. Lula representa la posibilidad de encarnación de la revuelta del pueblo brasileño”, explicó Rousseff su posición.

Durante el acto, el argentino Premio Nobel de la Paz 1980 Adolfo Pérez Esquivel recordó que ha propuesto la candidatura de Lula para que reciba la misma distinción. Entre los asistentes estuvieron los miembros del Comité Argentino por la Libertad de Lula y Justicia por Marielle, la militante feminista y concejala asesinada en 2018.

“Todas los liderazgos populares de aquella época (comienzos de siglo) en América Latina están amenazados hoy por las armas legales del ‘law fare’ (persecución judicial a opositores)”, dijo la expresidenta por el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

Un tribunal de apelaciones de Brasil acaba de reducir la condena por corrupción de Lula de 12 años y un mes de cárcel a 8 años y 10 meses, lo que posibilitaría que el líder de la izquierda se beneficie en pocos meses de un régimen semiabierto de prisión. Actualmente está en la cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero, pero se declaró inocente y perseguido para impedirle volver al poder.

Rousseff, de su lado, fue destituida por el Senado en agosto bajo la acusación de irrregularidades fiscales y administrativas. El PT asegura que fue víctima de un golpe de Estado.

“Hay algunos monstruos del neofascismo que aparecen en Brasil y el monstruo del FMI y sus políticas ‘austericidas’ (austeridad destructiva) que también aparecieron acá (en Argentina)”, dijo Rousseff.

Centrales de trabajadores, universidades, movimientos sociales y organizaciones defensoras de los derechos humanos de Argentina reclamaron en la UMET la libertad de Lula a un año de su encarcelamiento.

Fuente: AFP

Compartí: