Arropada por miles de seguidores, la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández (2007-2015), presentó este jueves un libro biográfico y político, que ya es superventas, en un acto con gran carga política y un fuerte aroma electoral, a pesar de que no confirmó si se presentará a las próximas elecciones.


Pocos minutos antes de la hora prevista, la exmandataria hizo acto de presencia en la Feria del Libro de Buenos Aires, que acogió la presentación de “Sinceramente” (Sudamericana), en medio de ensordecedores cánticos como “Vamos a volver, vamos a volver” y “Cristina presidenta, Cristina presidenta”.

“Agradecer a los miles y miles que han comprado el libro en momentos difíciles. Me consta que además muchos lo hacen juntando las monedas o juntándose entre dos o tres para poder comprar el libro”, expresó la actual senadora al poco de comenzar su intervención, en la que mantuvo un discurso calmado pero crítico.

La crisis que azota al país desde hace un año, con la gestión de su sucesor en la Presidencia y máximo enemigo político, Mauricio Macri, sobrevoló sus palabras a lo largo de la presentación de su primer libro, que aseguró se animó a escribir para aportar un “instrumento para discutir y debatir” desde la experiencia.

“Sinceramente, compatriotas, estamos en un momento muy especial de nuestro país en el que es necesario aportar este tipo de debates”, remarcó la exmandataria, convencida de que es el aporte que puede “hacer y dar” para que entre todos se pueda construir “algo diferente a todo”.

En clara referencia a la convocatoria que Macri ha hecho al abanico político, sindical, empresarial y de la Iglesia para llegar a consensos y transmitir confianza en los mercados financieros hasta los comicios presidenciales de octubre, Fernández consideró que “nadie en épocas de discursos de unidad y de grandes acuerdos entre sectores” puede estar en desacuerdo con eso.

Pero propuso algo más: un contrato social de todos los argentinos, de “ciudadanía responsable”, con “metas cuantificables y exigibles”.

“Que el compromiso sea de todos. Primero del Estado de generar las políticas, y segundo de los empresarios para generar ese empleo. Con la convicción de que no hay posibilidades en este mundo tan difícil que hoy tenemos de generar crecimiento económico sin mercado interno fuerte”, subrayó, y puso como ejemplo Estados Unidos, donde “la economía vuela”.

En “Sinceramente”, la ex jefa de Estado opina sobre momentos polémicos de su mandato como la muerte del fiscal Alberto Nisman -quien la había denunciado por presunto encubrimiento de terroristas-, detalla su relación con el papa, cuenta su visión sobre el actual presidente, Mauricio Macri, y justifica su cuestionado patrimonio, por la que la investiga la Justicia.

Desde que se puso a la venta, el 26 de abril, ha sido una auténtica revolución en las tiendas, en un “fenómeno inédito e inusitado”, según afirmó Juan Ignacio Boido, director en Argentina de Pengüin Random House Grupo Editorial, que participó del evento con Fernández y María Teresa Carbano, presidenta de la Fundación El Libro.

Solo los primeros 20.000 ejemplares se agotaron en la primera hora, que ya llegan a más de 300.000.

La expectación era enorme. Tanto que se optó por solo permitir el acceso a la sala Jorge Luis Borges a unas 1.000 personas, entre figuras políticas, de la cultura y de los medios de comunicación o activistas de derechos humanos.

Por ejemplo, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y la actriz Cecilia Roth.

Todos contaban con una invitación especial, y no se permitió acceder a cámaras de vídeo ni de fotos de los medios de comunicación.

Fuera del salón, miles de militantes kirchneristas se congregaban, muchos con banderas partidarias y entonando cánticos, para seguir a su líder a través de dos pantallas gigantes: una dentro del recinto y otra en la calle.

“Si querían acariciarme el alma, lo han hecho”, dijo Fernández, quien desveló que fue Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete de su fallecido esposo, el también exmandatario Néstor Kirchner (2003-2007) y el suyo propio hasta julio de 2008, quien le animó a escribir el libro.

“Me dijo que lo angustiaba las cosas que se decían de mí y de Néstor, los chicos (sus hijos), de nuestra vida y nuestra relación. Me dijo…’yo que les conocí a los dos juntos, me da mucha angustia que se escriban esas cosas y mentiras”, recordó la líder kirchnerista.

Según continuó, le pareció “muy mezquino y egoísta” escribir una cosa “de uno nada más” y le pareció que “tenía que escribir cosas que le sirvieran a otros” para reconocerse en la historia de lo que han vivido “como argentinos y argentinas durante tantas décadas”.

Fue en abril de 2018 cuando empezó a crear el libro, una experiencia “impresionante” porque da la posibilidad de la “palabra perfecta” y en diciembre tomó la decisión de que tenia que presentarlo hoy, al cumplirse 44 años de su boda con Kirchner -fallecido en 2010 de un paro cardíaco-.

Un acto cargado de simbolismo y electoralismo que abre la puerta a un largo año electoral en el que Cristina Fernández parece estar calentando motores.

Fuente: EFE

Compartí: