El temporal de lluvias que azotó el viernes Asunción y la caída de las temperaturas han puesto en jaque a las miles de familias que desde hace varios meses viven en casetas de madera y chapa en el centro capitalino porque sus casas quedaron anegadas por el agua con la última crecida del río.


Muchas de ellas se aglutinan en la plaza de Armas, a las puertas del Congreso Nacional, donde los desplazados trabajan para reparar los desperfectos que han causado en las últimas 48 horas las precipitaciones, recolocando las lonas de plástico y las chapas metálicas que cubren sus refugios.

Fuente: EFE

Compartí: