Descargar el Audio

Durante la celebración del Tedeum en la Catedral de Asunción, monseñor Ignacio Gogorza instó a la clase política a encarar soluciones integrales en beneficio de las familias que viven la ribera de río Paraguay, de modo que estas puedan vivir en condiciones dignas.


En la homilia de la misa en honor a los 208 años de independencia nacional, de la que participó el presidente de la República, Mario Abdo Benítez y otras autoridades nacionales, Gogorza reflexionó sobre la situación que viven las familias asentadas en la ribera del río Paraguay, afectados por cada crecida del cauce hídrico.

En ese sentido instó a las autoridades municipales y nacionales a trabajar por soluciones estructurales que permitan mejorar las condiciones de vida del sector, con acceso a los servicios básicos.

Recordó a las autoridades los compromisos asumidos y sostuvo que quedan pendientes mecanismos interinstitucionales para la construcción de albergues con infraestructuras adecuadas y condiciones dignas.

Situación penitenciaria

En otro momento, lamentaron la situación penitenciaria paraguaya, con altos índices de hacinamiento y personas no condenadas que hacen de un “lugar de reclusión un lugar de exclusión”.

Sobre este punto instó a las autoridades a analizar y revertir esta problemática, adoptando medidas necesarias para que la prisión preventiva no genere arbitrariedades e injusticias.

Situación política y económica

Durante la homilía, Gogorza también habló de la necesidad de mejorar el gasto público y la inversión en obras sociales y viales.  Asimismo abogó por “un Estado que propicie una función pública consciente sin privilegios y genere en cambio la equidad y responsabilidad social, más que favoritismo político e inequidad al país”.

Dijo que los problemas de abusos, tráfico, delincuencia, la corrupción e inmoralidad han sido tratados por la Iglesia en el saneamiento moral de la nación en 1979. Al respecto refirió que la dignidad de las personas, en especial quienes ocupan cargos públicos, requieren una atención urgente al clamor del pueblo.

Además pidió viabilizar los pedidos ciudadanos de mejorar la cobertura de salud, la educación, luchar contra la corrupción y contar con una justicia independiente, así como respuestas definitivas para la reforma agraria con atención a la vida digna de los campesinos.

En ese orden mencionó que las propuestas sobre las soberanías de las represas, Itaipu y Yacyretá requieren de una atención inclaudicable de los derechos del Paraguay, al tiempo de destacar que la reforma tributaria debe administrarse en beneficio del país.

“La historia de la que somos responsables la Iglesia y el Estado nos compromete a amar la belleza de nuestro pueblo paraguayo, sus valores y sacrificios, su lucha por el bien común, la dignificación de cada persona como rezan el Escudo y el Himno Nacional Patrio *Unión e Igualdad, Paz, Justicia y Libertad*”, refirió finalmente el religioso.

Fuente: Agencia IP

Compartí: