Un juez de Colombia “legalizó” este domingo la captura de un líder de la exguerrilla de las FARC, Jesús Santrich, pedido en extradición por Estados Unidos bajo cargos de narcotráfico y hospitalizado en una unidad de cuidados intensivos.


El exjefe de las FARC, Jesús Santrich, es escoltado por la policía al salir de la prisión colombiana 'La Picota', en Bogotá, el 17 de mayo de 2019© AFP Juan BARRETO

“Juez de control de garantías #Bogotá legalizó la captura de Seuxis Paucias Hernández Solarte” – su nombre legal -, indicó la Fiscalía General de la Nación en Twitter.

La diligencia había sido postergada por los problemas de salud del excombatiente que, según una valoración de la estatal forense, tenía “alteración del estado de conciencia” y “heridas saturadas en los brazos”.

Estas últimas fueron autoinfligidas en prisión el viernes en momentos en que se esperaba la excarcelación de Santrich, dictada dos días antes por un fallo del tribunal de paz, encargado de investigar los peores crímenes durante más de medio siglo de conflagración con la exguerrilla de las FARC.

A su salida de la cárcel, el exnegociador de los acuerdos que permitieron el desarme y la transformación de las FARC en partido político fue capturado nuevamente en el marco de una investigación por narcotráfico iniciada en Estados Unidos.

Los agentes de la fiscalía que lo detuvieron lo trasladaron luego al hospital.

Washington, a través de su embajada en Bogotá, se había opuesto férreamente a la excarcelación y exigió la “apelación urgente” del fallo que lo dejaba en libertad.

El presidente Iván Duque se dijo “indignado” con la decisión del tribunal de paz y apoyó la apelación anunciada por la Procuraduría, advirtiendo que el caso no estaba “cerrado” y que está dispuesto a autorizar su extradición.

“Tras cerca de 12 horas de audiencia dentro de Unidad de Cuidados Intensivos, con Santrich inconsciente, y un listado de actuaciones descaradamente inconstitucionales e ilegales, una juez sin competencia para conocer del caso resolvió declarar legal su captura”, señaló en Twitter el comité de solidaridad con Santrich, desde donde informan los detalles de su proceso judicial.

De 52 años y con aguda deficiencia visual, el líder de la exguerrilla fue detenido inicialmente en abril de 2018 con fines de extradición bajo la sospecha de haber conspirado para enviar cocaína a territorio norteamericano en fecha posterior al acuerdo de paz suscrito en noviembre de 2016.

Santrich ha proclamado su inocencia y asegura que los señalamientos responden a un complot de Washington y la fiscalía colombiana.

Apoyado por la ONU, el acuerdo que condujo al desarme de unos 7.000 combatientes prevé beneficios penales para los responsables de delitos atroces que contribuyan a la verdad, justicia y reparación de las víctimas.

Sin embargo, deja sin efecto el blindaje contra la extradición para quienes hayan reincidido tras la entrada en vigor de los compromisos de paz.

Fuente: AFP

Compartí: