La sequía afectó la cosecha de soja e impactó negativamente en la actividad económica. Sumado a la revisión de las proyecciones de crecimiento en Brasil, se redujo la proyección de crecimiento a 3% desde 3,5% en el escenario anterior, según el Informe Mensual Macro Latam de Itaú.


La actividad se desaceleró en febrero debido al impacto de la sequía, por lo que el Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAEP) cayó 4,6% interanual en marzo. Así, la actividad cayó 2,4% en el primer trimestre respecto a igual período de 2018.
La caída de la actividad se explicó por el peor desempeño de la agricultura debido a la sequía que afectó la cosecha de soja. Además, el sector de generación eléctrica mostró un magro desempeño debido al menor caudal hídrico del río Paraná y el sector construcción mostró una menor dinámica por parte del sector privado.
Excluyendo la agricultura y las binacionales, la actividad se contrajo 0,3% al mes de marzo. Por otra parte, el estimador de cifras de negocios, se expandió solo 0,1% anual en el trimestre a febrero.
Revisamos nuestra proyección de crecimiento a la baja. Se estima que la cosecha estará 12% por debajo de la de 2018. Esto y el menor crecimiento esperado en Brasil llevaron a revisar la proyección de crecimiento para este año a 3% desde 3,5% previamente. Para 2020 se espera un crecimiento de 4%, apoyado en una mejora de la actividad en la región.
Además, la inflación se aceleró en abril, pero sigue por debajo de la meta del Banco Central del Paraguay (BCP). Los precios al consumidor subieron 0,3% en abril respecto de marzo, y acumulan un alza de 3,1% en los últimos doce meses, en abril se destacó el alza en los precios de los alimentos y de bienes importados, debido a la depreciación del guaraní respecto al dólar.
La inflación núcleo fue 0,2% mensual por tercer mes consecutivo pero la variación anual se aceleró a 2,8% desde 2,7% anteriormente, mientras que la probable depreciación del guaraní respecto al dólar impactará en los precios durante los próximos meses llevando a la inflación al centro del rango meta hacia fin de año y se mantenemos la proyección de inflación de 4% para 2019 y 2020.
Cabe recordar que, el guaraní continúa debilitándose a pesar de la intervención del banco central, por lo que la moneda paraguaya se depreció 6% y 7% desde fines de 2018 respecto al dólar y el real brasileño, a pesar de que el banco central vendió 500 millones de dólares en el mercado cambiario.
Fuente: Economía Virtual.py
Compartí: