La sesión constitutiva del Congreso de la XIII Legislatura del martes dejó la composición más igualitaria de su historia con 166 mujeres y 184 hombres, lo que supone una representación femenina del 47,43 por ciento. España se convierte así en el país de Europa con mayor porcentaje de mujeres parlamentarias y en el quinto del mundo.


La cifra de este año supera el mínimo del 40 por ciento impuesto por la Ley de Igualdad de 2007 para instituciones políticas, según la cual se considera una composición equilibrada cuando la presencia de mujeres y hombres no superen el sesenta por ciento ni sean menor del cuarenta por ciento.

Los resultados electorales colocan a España a la cabeza de Europa con más proporción de mujeres diputadas, seguido por Finlandia, con un 47 por ciento; Suecia, con un 46,4 por ciento; Noruega, con un 40,8 por ciento; y Francia, con un 39,98 por ciento, según datos del European Institute for Gender Equality.

En el mundo, España ocupa el quinto lugar en la lista de países con mayor proporción femenina en parlamentos nacionales, que está liderada por Ruanda, con un porcentaje de parlamentarias del 61,3 por ciento.

Al país africano le sigue Cuba, con un 53,2 por ciento, Bolivia con un 53,1 por ciento, México, con un 48,2 por ciento y España con un 47,4 por ciento, según datos de la Unión Interparlamentaria.

Del 16% de 1996 a 47% de 2019

El porcentaje de diputadas es ocho puntos superior al de la anterior legislatura, que tenía un 39,4 por ciento de mujeres en la Cámara Baja, es decir, 139 diputadas y 211 diputados.

El número de mujeres en el Congreso ha ido evolucionando históricamente, llegando a triplicar, este año, la cifra de la V legislatura (1993 – 1996) en la que solamente fueron electas 56 diputadas, lo que supone un 16 por ciento.

Compartí: