Decenas de miles de israelíes enarbolando banderas marcharon a través de Jerusalén el domingo para conmemorar la toma del este de la ciudad en la guerra de 1967.


Un grupo de israelíes se manifiestan en la Ciudad Vieja de Damasco en Jerusalén, el 2 de junio de 2019 . ©AFP

La marcha de la que participó un gran contingente de nacionalistas religiosos judíos, se realizó bajo fuerte custodia ya que su recorrido incluyó el barrio musulmán de la Ciudad Vieja de Jerusalén, lo que fue visto como una provocación por los palestinos.

Unos 3.000 policías fueron desplegados, dijo el portavoz policial Micky Rosenfeld.

“Vinimos a celebrar este día”, explicó Rina Ben Shimol, quien participó junto con su esposo y sus tres hijos pequeños.”Esto es sionismo y sirve para fortalecer el vínculo con nuestros orígenes y con el país”, añadió la mujer, quien se desplazo desde Kfar Tavor, en el norte de Israel.

Por la mañana hubo enfrentamientos entre palestinos y la policía en cercanías de la mezquita de Al Aqsa, también en la Ciudad Vieja.

Los manifestantes se quejaron por el ingreso de judíos en los días finales de Ramadán, el mes sagrado de ayuno musulmán.

El responsable de la mezquita, Omar al Kiswani, acusó a Israel de violar un acuerdo para no permitir tales visitas durante los últimos días de Ramadán.

Fuente: AFP

Compartí: