Una de las fallas principales se encuentra en el mecanismo de las alas. Según los expertos, podría causar daños a la nave en vuelo.


Luego de los accidentes fatales de Etiopía e Indonesia, Boeing no consigue salir del ojo de la tormenta. Este lunes, la compañía estadounidense informó que más de 300 aviones de los modelos 737 NG y 737 MAX tienen piezas “fabricadas de manera inapropiada”. Entre las partes defectuosas se encuentra el mecanismo en el borde delantero de las alas que modifica las características de ascenso y resistencia durante despegues y aterrizajes.

En un comunicado oficial, la Dirección Federal de Aeronáutica (FAA) de los Estados Unidos confirmó que hay 32 Boeing NG y 33 Boeing MAX afectados en el país. Mientras tanto, a nivel mundial las cifras ascienden a 133 y 179 respectivamente.

“Las piezas afectadas pueden ser susceptibles de fallas o rajaduras prematuras como resultado del proceso de fabricación inapropiado”, indicaron desde la entidad gubernamental.

Después de los dos accidentes fatales ocurridos en un lapso de cinco meses, casi todos los países del mundo decidieron mantener en tierra el modelo 737 de Boeing.

En octubre de 2018, un vuelo de la aerolínea Lion Air se estrelló a 12 minutos de su despegue en Indonesia, causando la muerte de 189 pasajeros y tripulantes. Posteriormente, en marzo de 2019, lo mismo ocurrió con un avión de la empresa Etiopía, donde perdieron la vida 157 personas.

Los expertos vincularon los accidentes a un problema en el software de la aeronave, cuya actualización fue completada y pudo ser probada a mediados de mayo durante más de 360 horas de vuelo.

Con respecto a las piezas defectuosas en las alas de los aviones, aseguraron: “Aunque una deficiencia completa de este mecanismo no resultaría en la pérdida del avión, persiste el riesgo de que una parte fallida cause daños a la nave en vuelo“.

Por su parte, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) instó a Boeing a mantener criterios unificados en materia regulatoria tras los casos del 737 MAX.

Con respecto a la decisión de muchos países de suspender los vuelos de este modelo, el vicepresidente de seguridad y operación de los vuelos de la asociación, Gilberto López Meyer, sostuvo: “El plan a corto plazo es volver a poner en servicio el avión de manera segura, pero a medio-largo plazo tiene que haber una revisión a fondo del sistema de certificación y creemos que IATA e ICAO (la Organización de Aviación Civil Internacional) deberían tomar la iniciativa junto a los reguladores”.

Fuente: TN

Compartí: