El virus respiratorio sincitial (VSR) es muy contagioso y se transmite principalmente a través de las secreciones respiratorias, por vía aérea (tos, estornudo) y superficies contaminadas.


La Dra. María Esther Gómez, pediatra y neonatóloga, quien presta sus servicios en el Hospital Central de IPS y en el Hospital Nacional de Itauguá, comenta que debido a la elevada contagiosidad del VSR, todos los inviernos suele haber epidemias en las guarderías, ya que son estancias pequeñas en las que los niños comparten un mismo ambiente. La especialista recomienda el lavado de manos frecuente y no compartir utensilios de comer y beber para prevenir el contagio, aunque muchas veces es difícil de evitar.

Algunas de las medidas básicas para prevenir la infección del virus sincitial respiratorio son: higiene de manos como medida fundamental, evitar el humo del tabaco y fomentar la lactancia materna, con más razón aún en los bebés que han nacido en época epidémica (meses de invierno). Sugiere también evitar el contacto de los recién nacidos con personas que tengan síntomas catarrales, o hacer que estas se laven siempre las manos antes de tocar al bebé.

Es muy importante tener en cuenta que no existe vacuna frente al VSR, los bebes prematuros, bebes con cardiopatías congénitas y con displasia broncopulmonar son los candidatos aptos que pueden recibir mensualmente, durante los meses de epidemia, una dosis de un anticuerpo llamado Palivizumab, que bloquea al VSR e impide así su contagio. Nuestro país lo tiene en hospitales del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, y en el Hospital Central de IPS.

Riesgos y consecuencia de contraer VSR

Los brotes de las infecciones por el VSR casi siempre comienzan en el otoño y van hasta la primavera, y puede afectar a personas de todas las edades. El virus se disemina a través de diminutas gotitas que van al aire cuando una persona enferma se suena la nariz, tose o estornuda.

Los síntomas pueden variar y diferir con la edad: generalmente aparecen de 4 a 6 días después de tener contacto con el virus. Los bebés menores de 1 año de edad pueden tener síntomas más graves y, con frecuencia, son los que tienen la mayor dificultad para respirar.

La doctora Gómez aconseja acudir al médico si su hijo presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre alta.
  • Secreciones nasales densas.
  • Empeoramiento de la tos o tos asociada a expectoración de mucosidades amarillas, verdes o grises.
  • Signos de deshidratación.

Tratamiento en casa

  • Durante el reposo correspondiente al tratamiento de esta enfermedad, es importante tener en cuenta los siguientes puntos:
  • Intente que el afectado esté lo más cómodo posible.
  • Dele tiempo de recuperación.
  • Ofrézcale abundantes líquidos. A los bebés se debe dar líquido en pequeñas cantidades y con más frecuencia a lo habitual.
  • Evite los humidificadores de vapor y de agua caliente, que pueden ser peligrosos por las quemaduras que pueden ocasionar.
  • Trate la fiebre dándole medicamentos que no contengan salicilatos (aspirina), como el paracetamol.
  • La inmunización contra el VSR es clave para evitar complicaciones. Los especialistas sugieren esta serie de precauciones para cuidar al bebé, entre ellas cumplir con el calendario de vacunación recomendado por el Ministerio de Salud Pública.
Compartí: