A punto de recobrar su libertad, Richard “Pantera” Moray disputará la pelea más importante de su vida, la de recobrar a su familia. Tras las rejas de Tacumbú, apuesta a su reinserción con el deporte del boxeo que lo hará subir al ring por la conquista del Campeonato Sudamericano de Boxeo a disputarse el próximo 5 de julio.


“Pantera” es un boxeador de carrera en la categoría “welter”, que está recluido en la Penitenciaría Nacional (Tacumbú) hace 6 años y 8 meses, condenado por robo agravado a 7 años. Ganó 6 títulos, perdió 3 peleas y empató 1.

Su amor por el boxeo amateur empezó a los 14 años. Por aquel entonces vivía en Gregorio de Laferrere del Gran Buenos Aires, Argentina, que unos años después lo llevaría a ocuparse en changas de albañilería, jardinería e incluso venta de chipa. De sus estudios solo completó la primera de la media.

A sus 31 años, quiere superar los obstáculos de su vieja vida, que lo llevó a caer en las drogas, el alcohol y la delincuencia. Se encuentra solo, su madre ya no está físicamente y su padre lo abandonó, al igual que su mujer con la que tiene una niña de 6 años. Pero ahora siente que ha sentado cabeza y está motivado porque irá más allá de su título de campeón nacional de boxeo en su categoría, cuando se le dé el reto sudamericano.

Un equipo humano y profesional le acompaña en su rehabilitación del alcohol y sustancias prohibidas. Se le prepara una dieta especial consistente en carnes, pastas, frutas, verduras, lácteos y miel de abeja y, recibe sus dosis de multivitaminas, además de los controles físicos pertinentes.

“Pantera” pone de lo suyo cada día; es aplicado, metódico, responsable con sus prácticas y además tiene buenas condiciones. Se levanta a las 5 a.m. cada mañana, medita con Dios, inicia sus trotes de calentamiento, un rato para estiramiento, salto con soga, guanteo de pares y práctica de pesas. Prosiguen 2 horas de golpes a saco de boxeo para fortalecer los músculos y mejora las técnicas con prácticas con otros boxeadores internos.

Por de pronto, ya está previsto el encuentro donde retará al campeonísimo boxeador brasileño Carlos “Caolho” Santos de Jesús, el 5 de julio. Hay respaldo de la Asociación Nacional de Boxeo (ANB) que ha hecho todos los esfuerzos para lograr este encuentro histórico tras los barrotes y toma parte de la organización de la fiesta pugilística junto a las autoridades del penal de Tacumbú.

Vivir intramuro le ha servido para arrancar con fuerzas un nuevo capítulo de vida mientras va para recuperar a su familia. Quiere dedicarse al boxeo, pero por, sobre todo, demostrar que rehabilitarse es factible y que es posible volver para ser un hombre útil a la sociedad. Aspira llevar su historia de modo que otros internos la repliquen y para ello volverá para entrenar a sus antiguos compañeros de celdas una vez que atraviese las puertas de la libertad.

Compartí: