Con su muerte, el mito de una de las figuras más polémicas y al mismo tiempo más fascinantes de la música comenzó a resquebrajarse. Conoció el éxito desde chico y soportó la violencia de su padre. Se casó dos veces, tuvo hijos y al poco tiempo recibió denuncias por abuso. Las últimas horas en su casa de Holmby Hills.


Murió Michael Jackson”. Un título que sorprendió al mundo. La noticia llegó en pocos minutos a todas las redacciones. El pop se quedaba sin rey. Ese 25 de junio de 2009 quedó para siempre en la historia como un día trágico para sus fans. El impacto fue similar al de la muerte de Elvis Presley o el asesinato de John Lennon.TMZ fue el primer sitio en publicarlo: “Michael sufrió un paro cardíaco esta tarde en su casa de Holmby Hills y los médicos no pudieron reanimarlo. Nos dicen que cuando llegaron, Jackson no tenía pulso y no lo podían reanimar”. Tenía 50 años.

Los días previos fueron movidos para el cantante. Hasta unas horas antes a su muerte, Michael estuvo ensayando para su nuevo espectáculo, que iba a estrenar el 13 de julio de ese año, en el O2 Arena de Londres. En el escenario se lo vio a pleno, dando indicaciones, cantando y bailando. Luego, el astro volvió a su residencia en Bel Air, de Los Ángeles para descansar. Como no podía dormirse, el artista tomó unas pastillas. El resultado fue mortal.

Ese tour, llamado “This Is It”, era muy importante para Jackson: representaba su regreso a la músicaluego de ser acusado por abuso de menores. Quería recuperar su corona y llevarla a lo más alto. No lo pudo lograr.

Michael Jackson consumía Diprivan, un potente anestésico que suele usarse para intervenciones quirúrgicas. Su cansancio era muy fuerte y era la única forma que tenía para sobrellevarlo. Para la Justicia, fue su médico Conrad Murray el responsable de su muerte. Tuvo que enfrentar a la Justicia y fue condenado a cuatro años de cárcel. Nunca reconoció su responsabilidad, pero sí resaltó que trató a Michael con sedantes. “Él no le administró la dosis“, explicaron de su entorno dejando en claro que fue el propio artista quien lo hacía habitualmente.

Aun a diez años de su muerte, las noticias sobre el rey del pop no paran. En los últimos meses volvieron a tomar fuerza las denuncias sobre pedofilia con la aparición del documental de Dan Reed, Leaving Neverland. Allí James Safechuck y Wade Robson cuentan lo que vivieron en la mansión del cantante cuando eran chicos fanáticos de su música. El tema despertó mucha controversia y dividió a quienes lo apoyan incondicionalmente (un número que fue mermando con el paso del tiempo) de los que llegaron a considerar la proscripción de su música.Este viernes, sin ir más lejos, se conocieron nuevas imágenes de la habitación donde fue encontrado muerto. A partir de la promoción de otro documental que será estrenado este fin de semana, salieron a la luz fotografías de la cama en la que murió el artista. Allí había desde una espeluznante muñeca hasta notas y mensajes pegados en espejos y puertas.

Fuente: La Viola

Compartí: