Según Teherán, las multas económicas impuestas tras el derribo de un drone estadounidense suponen el cierre de la vía diplomática.


Irán criticó duramente el martes las nuevas sanciones de Estados Unidos al líder supremo y otros altos cargos de la República Islámica, señalando que significan el “cierre permanente” de la vía diplomática entre Teherán y Washington. El presidente de Irán, Hasan Rohani, acusó al gobierno de Donald Trump de “mentir” y de tener “problemas mentales”.

Las sanciones se impusieron luego de que Irán derribara la semana pasada un drone de vigilancia estadounidense sobre el Estrecho de Ormuz, lo que agravó la crisis en una región ya muy tensa por los ataque a buques petroleros que EEUU atribuyó a Irán.

“Al mismo tiempo que llaman a negociaciones, ¡buscan sancionar al ministro de Relaciones Exteriores! Es evidente que mienten”, declaró el presidente iraní.

El vocero de Relaciones Exteriores iraní, Abas Musavi, estimó por su parte que “imponer sanciones estériles contra el guía supremo de Irán y el jefe de la diplomacia iraní es cerrar de manera permanente la vía de la diplomacia“.

El secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, precisó que las sanciones iban a congelar“miles de millones de dólares” de activos del país y agregó que se incluiría a Zarif en la lista de sanciones económicas”esta semana”.

“Problemas mentales”

Rohani calificó de las sanciones contra el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, de “indignantes y estúpidas”, especialmente porque el clérigo chií de 80 años no tiene previsto viajar nunca a Estados Unidos.

“Sanciones, ¿para qué?”, se preguntó Rohani, “¿para congelar los activos del guía? Pero nuestros dirigentes no son como los de los otros países que tienen miles de millones en sus cuentas en el extranjero para que ustedes puedan imponerles sanciones”.

Esta Casa Blanca sufre problemas mentales. No sabe qué hacer”, sostuvo el mandatario.

Irán y Estados Unidos rompieron sus relaciones diplomáticas en 1980 tras la Revolución Islámica y la toma de rehenes en la embajada estadounidense en Teherán. Se produjo un acercamiento bajo la administración de Barack Obama, con la conclusión en 2015 de un acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní.

Con este acuerdo, Teherán se comprometió a no dotarse del arma nuclear y a limitar drásticamente su programa nuclear, a cambio de la suspensión de una parte de las sanciones internacionales.

Pero tras su llegada al poder, Trump decidió retirar de forma unilateral a Estados Unidos del acuerdo y restablecer las sanciones económicas.

Pese a estas medidas punitivas, el consejero de seguridad nacional estadounidense, John Bolton, de viaje a Israel, otro país enemigo de Irán, estimó el martes que sigue abierta la puerta a “verdaderas negociaciones” con Teherán. Y denunció al mismo tiempo el silencio “ensordecedor” de los iraníes ante la propuesta de diálogo.

Ante el temor de un enfrentamiento entre ambos países, el Consejo de Seguridad de la ONU pidió el lunes “diálogo”. París, Berlín y Londres, miembros firmantes del acuerdo nuclear con Teherán, abogaron porque se busquen alternativas para bajar la tensión. Pekín hizo un llamado a “mantener la sangre fría”.

Fuente: TN

Compartí: