Tras seis días de una ola cálida en Europa y récords de calor en Francia, las temperaturas empezaban a bajar este domingo, aunque en Alemania e Italia el mercurio seguía disparado.


En Francia, donde se batió el récord absoluto de temperaturas el viernes, con 45,9 ºC en el sur, las temperaturas cayeron una decena de grados en París y en el noroeste, aunque en el este del país seguía haciendo bastante calor, con hasta 36 o 37 ºC.

En Italia, donde se alcanzaron máximas de 37 y 38 ºC, se esperaban tormentas en el norte este domingo por la noche, y un verdadero descenso de las temperaturas a partir del miércoles.

De momento, se registraron al menos ocho decesos a causa de esta canícula, procedente del Sahara: cuatro en Francia, dos en España y dos en Italia. La mayoría eran personas ancianas u obreros de la construcción.

La ola de calor, de una intensidad excepcional para un mes de junio, provocó numerosos incendios en Francia y en España, y hubo quienes tuvieron que abandonar sus casas. Los viñedos del sur de Francia también se vieron duramente afectados. Cerca de Montpellier, en el sur de Francia, la viticultora Catherine Bernard aludió a un golpe “de secador”.

“Las viñas se han asado, los árboles de Judas están completamente secos (…) esto ocurre a veces a principios de otoño, o al terminar el verano”, cuenta, conmovida. Pero nunca un 29 de junio.

“Hace 30 años que soy viticultor. Nunca vi que una viña se quemara por un golpe de calor como ayer”, afirma Jérôme Despey, viticultor y vicepresidente del principal sindicato agrícola francés.

Fuente: AFP

Compartí: