Roger Federer, dueño de 20 títulos de Grand Slam, ocho de ellos en Wimbledon, buscará este domingo desde las 9 horas (Py) un nuevo trofeo en el All England Club londinense cuando enfrente en la final al serbio Novak Djokovic, número uno del mundo y campeón defensor.


El suizo nacido en Basilea hace 37 años y 11 meses sigue batiendo marcas y sorprendiendo al mundo del tenis en particular y del deporte en general, de hecho es el de mayor edad en llegar a una final de un Grand Slam, desde que el australiano Ken Rosewall -con 39 años- jugó la del US Open de 1974.

Federer llegará al partido decisivo con el ánimo por las nubes tras haber dejado en el camino en semifinales al español Rafael Nadal en el gran clásico del tenis moderno. Antes de vencer al mallorquí, el suizo había dejado en el camino al sudafricano Lloyd Harris, al británico Jay Clarke, al francés Lucas Pouille, al italiano Matteo Berrettini y al japonés Kei Nishirori.

En cuanto a Djokovic, se tratará de su sexta final en la Catedral, donde alzó el trofeo cuatro veces (2011, 2014, 2015 y 2018) y la número 25 en un Grand Slam. El balcánico lleva dos semanas en altísimo nivel, así venció sucesivamente al alemán Philip Kohlschreiber, al estadounidense Denis Kudla, al polaco Hubert Hurkacz, al francés Ugo Humbert, al belga David Goffin y al español Roberto Bautista Agut, quien había sido el verdugo de Guido Pella en cuartos de final.

El historial entre Djokovic y Federer es parejo, con una leve ventaja para Nole de 25-22. Este año todavía no se cruzaron en el circuito, y en 2018 hubo victorias del serbio las dos veces que estuvieron frente a frente, en las semifinales del Masters 1000 de París y en la final del Masters 1000 de Cincinnati.

Djokovic, de 32 años, está al frente por 3-1 en finales de Grand Slam y 2-0 en Londres, ya que le ganó al suizo las definiciones de Wimbledon 2014 y 2015.

En el caso del helvético, de ganar significaría su noveno título en el All England Club, lo que le permitiría igualar a la checa nacionalizada estadounidense Martina Navratilova, y también le alcanzaría para recuperar desde el lunes el número dos del mundo, desplazando a Nadal. “Las estrellas están alineadas”, comentó Federer tras vencer a Nadal por tercera vez en el césped londinense, en alusión a que preparación previa sobre césped fue buena y que ganó los partidos que lo depositaron en la final jugando un tenis de alto nivel, con un desgaste físico que no lo afectó más de lo previsto.

Sin dudas que las 101 victorias de Federer en Wimbledon generan admiración y asombro, y si se queda con el título puede superar otra marca y convertirse con 37 años y 340 días en el ganador del Grand Slam de mayor edad, y que superará por 278 días al australiano Rosewall cuando se coronó en Australia en 1972.

Djokovic, por su parte, llega precedido de cinco títulos consecutivos en césped, e igualó con su acceso a la final al sueco Bjorn Borg, al estadounidense Jimmy Connors y al australiano Rod Laver en el quinto puesto de los tenistas que llegaron al menos seis veces al partido decisivo del tercer Grand Slam del año. “Es la final de Wimbledon, es la clase de partido con la que uno sueña desde pequeño, desde que tienes una raqueta en la mano. Luché para llegar acá y quería estar en esta situación”, admitió Djokovic, en las horas previas a su duelo con Federer.

Fuente: Página 12

Compartí: