Los presidentes del Mercosur celebran el histórico acuerdo comercial con la Unión Europea (UE), buscan dinamizar la estructura y funcionamiento del bloque y se pronuncian sobre Venezuela.


El presidente de Argentina, Mauricio Macri, fue el encargado de inaugurar la cumbre en Santa Fe, donde traspasó la presidencia pro tempore a su par brasileño, Jair Bolsonaro.

En sus palabras de bienvenida, Macri dijo que este “es un momento histórico para el Mercosur” y dio paso al canciller argentino, Jorge Fauri, para dar el informe de gestión de la presidencia argentina del Mercosur en este semestre.

El tema Venezuela

La crisis que vive Venezuela fue el asunto más destacado de debate político entre los presidentes que acuden a esta cumbre del Mercosur, bloque del que el país caribeño se encuentra suspendido.

“Quiero expresar una vez más mi solidaridad con el pueblo venezolano que sufre una crisis humanitaria sin precedentes en la región”, dijo el anfitrión de la cita regional, el presidente argentino, Mauricio Macri.

El mandatario afirmó que reconoce a la Asamblea Nacional (Parlamento venezolano) y al presidente encargado, Juan Guaidó, como “única autoridad legítima en Venezuela”.

Además, reclamó a Nicolás Maduro que “deje de obstruir la transición democrática y cese con las violaciones de derechos humanos de los venezolanos”.

Los cancilleres del bloque se reunieron este martes para pulir los documentos que firmarán los presidentes en la cumbre semestral del organismo. Uno de estos documentos será una declaración sobre la crisis política en Venezuela, a la que se adherirán los países que así lo decidan, según anticipó en rueda de prensa el canciller argentino, Jorge Faurie.

Bolsonaro contra “sesgo ideológico” del bloque

Tras asumir la presidencia semestral del Mercosur, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, propuso un bloque de “menos discurso” y “más acción”. En su intervención, abogó por un ambicioso plan de acción, que incluye acelerar las negociaciones comerciales con las grandes economías de todo el mundo.

Los ejes que marcó Bolsonaro para la presidencia brasileña de Mercosur son: eliminar el “sesgo ideológico” del bloque, modernizar su estructura y revisar el arancel externo común.

El acuerdo con la UE

El Mercosur, fundado en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, celebra su quincuagésima cuarta cumbre con un renovado brío gracias al acuerdo comercial logrado con la UE y ahora busca acelerar pactos de libre comercio con varios países y bloques económicos, así como su consolidación y modernización.

Tras el histórico acuerdo con la UE, tras casi 20 años de negociaciones, el Mercosur busca cerrar acuerdos con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés, integrada por Islandia, Noruega, Suiza y Liechtenstein), con Canadá y con Corea del Sur.

Otro de los ejes que centran los debates es la búsqueda de mecanismos que permitan que el acuerdo alcanzado con la UE comience a regir de manera provisional en el menor tiempo posible, una vez que sea aprobado por el Parlamento Europeo. Además, el Mercosur quiere aprobar en esta cumbre una serie de resoluciones para modernizar su estructura y dinamizar su funcionamiento.

A la cumbre asisten además de Macri y Bolsonaro, los presidentes de Paraguay, Mario Abdo Benítez, de Uruguay, Tabaré Vázquez, así como Sebastián Piñera, de Chile (país asociado al Mercosur), y Evo Morales, de Bolivia, que está en proceso de adhesión plena al bloque. También participan en esta cumbre representantes de Ecuador, Perú, Colombia, Surinam y Guyana, países asociados al bloque.

Fuente: DW es español

Compartí: