Los fiscales Teresita Torres y Omar Segovia encabezaron un allanamiento en la Comisaría 16 de Lambaré, en la que iniciamente se habló de denuncias por supuesto hecho de «extorsión y Tortura» que habrían cometido efectivos de la Comisaría al retener, golpear y llevar hasta la sede policial a un grupo de jóvenes, pese a que no cometieron ningún delito.


La señora Diana Zalasar, madre de uno de los detenidos explicó que la retención se dio de manera ilegal, ya que «reunirse en un sitio o juntarse a fumar entre amigos no implica cometer ningún tipo de delito».

Dijo que los uniformados concurrieron al lugar donde se encontraban los jóvenes tras denuncia de vecinos y pese a no encontrar armas ni sustancias prohibidas en poder de ellos, igual los forzaron a subir a la patrullera y los trasladaron hasta la Comisaría 16 de Lambaré.

«Una situación de extorsión y tortura creo yo, porque si bien ellos no encuentran nada, le traen a la comisaria y luego llaman a sus padres «para negociar». En este caso ellos no encontraron nada, pero le quisieron retener por supuesta resistencia. Y los chicos resistieron a subir a la patrullera porque no había cometido ningún delito», explicó la señora Zalazar.

Denuncio además que los jóvenes fueron golpeados y amenazados por la policía al bajar de la camioneta y al intentar sacarles los celulares porque estaban grabando el procedimiento.

Tras comunicar al Ministerio Público, los agentes fiscales Osmar Segovia y Teresita Torres procedieron a allanar la Comisaría en busca de evidencias sobre el hecho denunciado.

«Volvimos a la época de la dictadura. Porque se reúnen o tienen pelo largo o tatuajes ya son elementos de sospecha. Todos los detenidos son mayores de edad», concluyó la mujer.

Fuente: Agenda Paraguay

Compartí: