Aproximadamente 43 víctimas murieron, muchas de ellas civiles, y más de 100 personas resultaron heridas este lunes por bombardeos de aviones rusos contra un mercado en Idlib, en el norte de Siria, reportó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.


La Organización No Gubernamental (ONG), con sede en el Reino Unido y un gran número de colaboradores sobre el terreno, informó en un comunicado que cazas rusos atacaron la localidad de Maarat al Nuaman, en el sur de la región de Idlib, el último bastión opositor en Siria. Esta región está fuera del control de Damasco y permanece en manos de los yihadistas del grupo Hayat Tahrir al Sham (HTS, ex rama siria de Al Qaeda). Además, otras facciones rebeldes y yihadistas están allí presentes.

Los bombardeos rusos tuvieron como objetivo un mercado en la ciudad de Maaret al Numan (Idlib), donde comercian mayoristas del sector de las verduras según la ONG, que añadió que edificios cercanos también se vieron afectados por los ataques.

El Observatorio determina a los autores de los bombardeos de acuerdo al tipo de aviones utilizados, el lugar del ataque, rutas de vuelo y municiones utilizadas.

Por su parte, el Ejército ruso desmintió haber bombardeado el área, negando acusaciones de los Cascos blancos, organización de socorristas que opera en la zona rebelde. “Las declaraciones de representantes anónimos de la organización ‘Cascos blancos’, financiada por el Reino Unido y Estados Unidos, sobre supuestos ataques aéreos rusos contra un mercado en Maaret al Numan son falsas”, indicó el ministerio de Defensa ruso en un comunicado.

La aviación de Damasco y su principal aliado, Rusia, han golpeado Idlib casi a diario en los pasados meses, en el marco de una ofensiva militar no declarada en la zona desmilitarizada alrededor de Idlib.

En la región rige un acuerdo entre Moscú y Ankara para crear un corredor humanitario del que las tropas leales a Bachar al Asad y los grupos opositores y yihadistas debían retirarse desde octubre pasado.

Sin embargo, ha habido desde entonces constantes rupturas del cese del fuego, y el 30 de abril el Gobierno sirio comenzó una ofensiva aérea y terrestre bajo el argumento de acabar con “grupos terroristas” en la que ha ido recuperando decenas de localidades.

El OSDH afirma que más de 650 civiles han muerto en casi tres meses; en tanto 330.000 han huido de la violencia, según la ONU.

Por otra parte, dos cardenales del Vaticano se encontraban este lunes en Damasco donde se reunieron con el presidente Al Asad.

Le entregaron una carta del papa Francisco, en la que expresa su “profunda preocupación por la situación humanitaria en Siria, en particular por las dramáticas condiciones que vive la población civil en Idlib”, según un comunicado del Vaticano.

Fuente: Infobae

Compartí: