El pueblo marroquí celebra el 30 de julio 2019 el 20º aniversario de la entronización de Su Majestad El Rey Mohammed VI. Veinte años de reformas profundas han transformado completamente a Marruecos.


Desde su ascenso al Tono en 1999, El Rey de Marruecos emprendió una serie de reformas constitucionales, políticas, sociales y económicas que favorecieron la instauración de una sociedad moderna y democrática en el país. Las reformas emprendidas en diferentes ámbitos han consolidado la estabilidad política y económica de Marruecos, convirtiéndole en una potencia regional. De ahí, el ciudadano marroquí ha estado en el centro de todas estas reformas encaminadas a promocionar los derechos humanos, consolidar las instituciones democráticas y asegurar el desarrollo humano y la prosperidad de la sociedad.

Para citar sólo algunas de estas reformas, es sumamente importante destacar la reforma del código de la familia impulsada, en 2004, por el Rey Mohammed VI, la cual constituye un paso significativo en materia de la lucha por la igualdad de género, situando a Marruecos en la vanguardia del mundo árabe-musulmán en el ámbito de los derechos de las mujeres. También, se resalta la Iniciativa Nacional de Desarrollo Humano, emprendida en 2005 en Marruecos, para la lucha contra la pobreza, la exclusión y la precariedad. Asimismo, se han creado y reforzado instituciones importantes, tales como el Consejo Nacional de Derechos Humanos, el Ombudsman, los tribunales administrativos, etc. En materia de lucha contra el extremismo religioso y el terrorismo, Marruecos se ha erigido como modelo para la región, promocionando los valores de tolerancia y moderación, principios reivindicados por la religión del islam. En este sentido, se ha instalado el Instituto Mohammed VI para la Formación de Imames y Predicadores, donde muchos estudiantes vienen de países amigos africanos, árabes y europeos.

En 2011, el país adoptó una nueva constitución vanguardista, que viene a coronar un denso proceso de reformas y que consagra los derechos humanos y libertades de expresión, el reforzamiento del poder ejecutivo, la independencia de la justicia y la preservación del carácter plural de la identidad marroquí.

Asimismo, el gobierno marroquí ha llevado a cabo importantes medidas económicas que han contribuido al crecimiento económico del país. La apertura económica y financiera y la adopción de una estrategia sectorial diversificada (agricultura, turismo, industria, energía renovable, logística, etc.), han contribuido a la transición económica del Reino, convirtiéndole en un polo de atracción de las inversiones extranjeras.

Respecto a los grandes proyectos de obras y desarrollo, los años de reinado del Rey Mohammed VI vieron el despliegue de una importante red de infraestructuras. Marruecos cuenta actualmente con una red ferroviaria moderna de 2200 km y casi 2000 km de autovías, una plataforma aeroportuaria muy avanzada, el primer tren de alta velocidad en África y el puerto internacional Tánger MED, considerado como el mayor centro logístico en África y el Mediterráneo, conectado a más de 186 puertos y 77 países.

En los últimos años, Marruecos ha adoptado una política exterior proactiva y exitosa. Las dos décadas del reinado del Rey Mohammed VI han revelado importantes logros en materia de diplomacia que ha registrado grandes avances y éxitos, capitalizando la credibilidad del Reino en la escena regional e internacional.

Además de consolidar sus relaciones con sus socios tradicionales y geográficamente cercanos, Marruecos, bajo el liderazgo del Rey Mohammed VI, ha desarrollado una cooperación sur-sur solidaria con los países africanos (más allá de África occidental) y latinoamericanos. El retorno de Marruecos a las instituciones de la Unión Africana, en 2017, ha culminado los logros de la diplomacia marroquí para reafirmar la dimensión africana del Reino que se posiciona actualmente como el primer inversionista en África del Oeste y el segundo en todo el continente.

Con información de la Embajada de Marruecos en Paraguay

Compartí: