Este es el resultado de de las cadenas. Atadar a un animal es tortura. La inconsciencia del ser humano y el desamor no tiene límites. Esto ocurrió en la ciudad de Coronel Oviedo.


El rescatista (un veterinario) al cual aplaudimos de pie por haber tomado la decisión correcta de no devolver al dueño este inocente y de luchar por recuperarlo.

La organización Olfateando huellas se ofreció para hacer cumplir la ley contra el maltrato animal y viajar hasta allá para hacer las denuncias correspondientes y recabar información y diagnóstico de este inocente.

La única manera de concienciar a las personas es que la ley actúe y para eso necesitamos denunciar. Se necesita el apoyo de  todos para poder recaudar para el traslado y la movilización.

Casos como este no pueden quedar impunes
Toda colaboración ayuda
Giros al  0981266016
Transferencias bancarias 13603610
Titular: Diana Camarasa
C.i. 2864824
Banco Visión

EA6Y1fkX4AEcgQn 67660798_2189146104716778_757849912841863168_n

Compartí: