Descargar el Audio

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, llegó hasta la plaza de la Democracia, en donde una multitud de colorados se congregó en demostración de apoyo a su gobierno. Con lágrimas en los ojos, el mandatario nacional agradeció la presencia de sus correligionarios. "Fueron los 10 días más difíciles de mi vida. No creo merecer lo que estamos pasando, pero así es la vida",  reflexionó el presidente. 


“Yo no tengo nada que temer. Estoy con la conciencia tranquila. Marito nunca va a ser más importante que el Paraguay. Les pido que se trate lo antes posible el juicio político. Estoy dispuesto a enfrentar lo que tenga que enfrentar para que vuelva la paz en la República del Paraguay”, expresó Abdo Benítez ante los manifestantes.

Para culminar su discurso, el presidente solicitó a los asistentes que le abran camino en medio de ellos, de manera a poder bajar y saludarlos. “Quiero que me abran un camino acá en el medio porque quiero caminar entre todos los que me vinieron a apoyar”, solicitó.

Compartí: