En este ciclo de persistentes variaciones del clima y la aparición de mayor número de cuadros respiratorios, como la influenza, el Prof. Dr. Floriano Calderoli, Jefe de la Cátedra y Servicio de Neumología del Hospital de Clínicas de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA, recomienda que ante síntomas y signos como tos, dolor de garganta, fiebre y sobre todo si aparece falta de aire o una respiración dificultosa, acercarse a un centro hospitalario para el diagnóstico y tratamiento adecuado al paciente. Además de aplicarse en lo posible la vacuna antigripal para prevenir la propagación de la enfermedad respiratoria y crear contagios.


Como estamos en un país considerado tropical, los casos de enfermedades respiratorias principalmente la influenza, aparecen durante todos los meses del año, pero más elevado en las estaciones de otoño e invierno y hace que las complicaciones fundamentalmente en los menores de 2 años y en los de más de 65 años sean más vulnerables y adquieran una neumonía muchas veces más complicada que hacen la mortalidad y la letalidad más elevada; por lo que siempre es recomendable tomar las precauciones como cubrirse la boca al toser, abrigarse ante las bajas temperaturas, tomar mucho líquido y en los casos de fiebre y dolor de garganta, acudir al médico”, señaló el profesional.

Asimismo añadió tener cuidado sobre el uso de artefactos de calentamiento ambiental, ya que si bien el frío nos impulsa a resguardarnos en espacios cerrados y para paliarlo utilizamos estufas, aires con calefacción, o braseros con carbón o leña, advirtió sobre los efectos dañinos que los mismos pueden ocasionar para la salud, apuntando que la exposición sin cuidado puede desencadenar en procesos alérgicos.

Los efectos más peligrosos son los producidos por los cambios bruscos de temperatura entre el interior y el exterior, ya que son los que generan y favorecen las infecciones virales; entonces lo recomendable es permanecer abrigados en todo momento, y así disminuir las probabilidades de un golpe de temperatura”, refirió.

El especialista en neumología también refiere sobre los mecanismos para prevenir las enfermedades respiratorias, argumentando que la inmunización es fundamental, porque los cuadros que se vienen presentando cada vez son más fuertes; y es por desconocimiento que las personas no se vacunan, por el temor a que la misma dosis genere la enfermedad.

“Los grupos de riesgos, niños hasta 3 años y mayores de 60, personal de salud, mujeres embarazadas, personas con enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares y todo tipo de enfermedad crónica (hipertensos, diabéticos) deben recibir la vacunación, ya que son los más vulnerables; también los asmáticos y pacientes con Epoc, no deben abandonar sus tratamientos”, explayó.

Finalmente insta a evitar la automedicación ante alguna manifestación alérgica o de gripe; evitar el consumo de antigripales de venta libre y consumir alimentos que contengan vitamina C; mantener siempre las manos limpias y usar alcohol en gel; disponer de tapabocas ante cuadros gripales. Además recalcó que es mucho mejor abrigarse más, a estar expuestos a las calefacciones.

Compartí: