El presidente de Argentina pide perdón por endilgar a los votantes del kirchnerismo el lunes negro de los mercados


Mauricio Macri hizo autocrítica. En un mensaje televisado a primera hora de este miércoles, asumió que su reacción tras la derrota electoral del domingo fue improcedente y anunció medidas de alivio para los argentinos, “agotados”, según ha admitido, por su política económica. El presidente ha prometido congelar los precios de los combustibles durante 90 días, entregar 2.000 pesos mensuales (33 dólares) a cada trabajador por vía fiscal o salarial, pagar un bono de 5.000 pesos (83 dólares) a finales de este mes a los empleados públicos, militares y policías y subir el salario mínimo, en una cuantía a establecer durante la jornada.

También se declaró dispuesto “las 24 horas” a dialogar con los otros candidatos, lo que se interpretó como una oferta a Alberto Fernández,que obtuvo una victoria abrumadora en las primarias y tiene las máximas posibilidades de convertirse en el nuevo presidente.

Fernández rechazó primero la invitación. Dijo que no quería ser “letal y duro” con el Gobierno, pero consideró que un encuentro con Macri “no tiene sentido” porque no habría acuerdo posible. “No quiero ser partícipe de sus decisiones porque entonces, ¿a la Argentina qué opción le queda?”, dijo. Más tarde, sin embargo, hubo conversación entre Macri y Fernández, aunque sólo por teléfono. El presidente confirmó la charla por Twitter: “Recién tuvimos una buena y larga conversación telefónica con Alberto Fernández (…) Se mostró con la vocación de intentar llevar tranquilidad a los mercados respecto a los riesgos de una eventual alternancia en el poder y quedamos en mantener una línea abierta directa entre los dos”.

Mauricio Macri hizo autocrítica. En un mensaje televisado a primera hora de este miércoles, asumió que su reacción tras la derrota electoral del domingo fue improcedente y anunció medidas de alivio para los argentinos, “agotados”, según ha admitido, por su política económica. El presidente ha prometido congelar los precios de los combustibles durante 90 días, entregar 2.000 pesos mensuales (33 dólares) a cada trabajador por vía fiscal o salarial, pagar un bono de 5.000 pesos (83 dólares) a finales de este mes a los empleados públicos, militares y policías y subir el salario mínimo, en una cuantía a establecer durante la jornada.

También se declaró dispuesto “las 24 horas” a dialogar con los otros candidatos, lo que se interpretó como una oferta a Alberto Fernández,que obtuvo una victoria abrumadora en las primarias y tiene las máximas posibilidades de convertirse en el nuevo presidente.

Fernández rechazó primero la invitación. Dijo que no quería ser “letal y duro” con el Gobierno, pero consideró que un encuentro con Macri “no tiene sentido” porque no habría acuerdo posible. “No quiero ser partícipe de sus decisiones porque entonces, ¿a la Argentina qué opción le queda?”, dijo. Más tarde, sin embargo, hubo conversación entre Macri y Fernández, aunque sólo por teléfono. El presidente confirmó la charla por Twitter: “Recién tuvimos una buena y larga conversación telefónica con Alberto Fernández (…) Se mostró con la vocación de intentar llevar tranquilidad a los mercados respecto a los riesgos de una eventual alternancia en el poder y quedamos en mantener una línea abierta directa entre los dos”.

Fuente: El País

Compartí: