El grupo militante Estado Islámico reivindicó el domingo la autoría de una explosión suicida en un banquete de bodas en Afganistán en el que murieron 63 personas, lo que destaca los peligros a los que se enfrenta el país, incluso si los talibanes llegan a un acuerdo con Estados Unidos.


El ataque del sábado por la noche ocurrió mientras talibanes y Washington tratan de negociar un acuerdo para la retirada de las fuerzas estadounidenses, a cambio de un compromiso talibán sobre seguridad y conversaciones de paz con el gobierno de Afganistán.

Los combatientes del Estado Islámico, que aparecieron por primera vez en Afganistán en 2014 y desde entonces han hecho avances en el este y el norte, no participan de las conversaciones. Están luchando contra el gobierno, las fuerzas internacionales lideradas por Estados Unidos y los talibanes.

El grupo, en una declaración en el sitio web de mensajería Telegram, reivindicó el atentado en una sala de bodas de Kabul occidental, un barrio de la minoría chiíta, diciendo que su bombardero había sido capaz de infiltrarse en la recepción y detonar sus explosivos entre la multitud de “infieles”.

Estado Islámico se ha atribuido algunos de los ataques más sangrientos en las ciudades afganas en los últimos dos años, algunos de ellos dirigidos contra la minoría chiíta.

Los talibanes negaron su responsabilidad y condenaron la explosión producida en el Kabul occidental, en un barrio chiita minoritario, repleto de gente que celebraba el matrimonio.

Fuente: Reuters

Compartí: