La Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales (CAPPRO) informó que el ingreso de divisas generado por las operaciones de exportación de la soja y los productos industrializados a partir de la misma alcanzó este año su valor más bajo para el séptimo mes del año desde la sequía del 2012, que había comprometido una porción importante de la cosecha.


En ese sentido, los USD 1.970,92 millones registrados en julio representan una disminución del 24% en comparación al mismo periodo del año pasado y el primer año desde el 2013 en el cual no se supera la línea de los USD 2 mil millones.

Esta disminución se debe tanto al menor volumen exportado como a los menores precios internacionales, que terminan de configurar una situación complicada para toda la cadena de valor, que también debe afrontar la incertidumbre de los constantes cambios de reglas.

Cabe mencionar que, la caída en la exportación de soja repercute significativamente en la economía. De acuerdo a datos del Banco Central del Paraguay (BCP), en el 2012 el Producto Interno Bruto (PIB) tuvo un crecimiento de -0,5%, cuando la agricultura cayó 38%, mientras que la actividad en la ganadería disminuyó 1,6%.

De igual manera, una situación similar se vivió en el 2009, cuando el crecimiento fue de -0,3%, y la actividad en la agricultura mermó 17,6%. Analizando esta información se puede afirmar que el sector sojero representa un factor principal en la economía de nuestro país.

Por esa razón, las previsiones no son favorables y de acuerdo a datos preliminares se prevé que el PIB este año crezca solamente 1,5% en el 2019. El BCP proyecta que la actividad en la agricultura y la ganadería disminuirán 4% y 1,3% respectivamente, si es que la situación actual no mejora en los últimos meses del año.

Fuente: Economía Virtual.py

Compartí: