El candidato favorito a la presidencia en Argentina, Alberto Fernández, hizo su promesa más clara hasta el momento: pagará la deuda del país. A la vez, intenta tranquilizar a aquellos inversores que temen que su gobierno implemente controles de capital.


Agregó que le preocupa más el vencimiento de la deuda en el 2021 que el próximo año. Los bonos repuntaron tras sus comentarios; el spread de rendimiento de los bonos del Tesoro de EE.UU. se redujo 32 puntos básicos a 17,82 puntos porcentuales.

“No hay posibilidad de que Argentina caiga en default si soy presidente”, dijo Fernández en un evento en Buenos Aires, y agregó que los controles de capital tampoco son la solución. “Ya he vivido un default y es muy perjudicial para la sociedad. Nadie podría querer un default como solución”.

Los inversores se han alejado de los bonos argentinos por temor a que Fernández restructure la deuda de Argentina si es elegido el 27 de octubre. El candidato, que derrotó al presidente Mauricio Macri en las primarias del 11 de agosto, ha pedido al gobierno que renegocie la línea de crédito récord de US$56.000 millones con el Fondo Monetario Internacional, y sostuvo que es imposible pagar ese préstamo a tiempo.

Con inversores y analistas discutiendo sobre los posibles valores de recuperación en caso de una restructuración y precios de swaps de default de crédito en una probabilidad de impago superior a 80% en cinco años, Fernández dijo que buscar una quita de la deuda también estaba fuera de discusión.

“Nadie puede plantear seriamente una quita porque es una deuda contraída hace dos años por un gobierno elegido democráticamente”, dijo.

Fuente: El Comercio

Compartí: