A través del juego, 4.000 niños aprenden a leer, escribir y comprenden lo que leen. El 15 de setiembre, la #CorridaDequení se realiza para sostener y crecer en este proyecto.


“Jugamos mucho con la profesora, nos enseña palabras con los cuentos. Jugamos con los dados a formar palabras, a las adivinanzas (…) Lo que más me gusta es escuchar los cuentos para aprender cosas”, cuenta Nadua de 8 años, alumna del 3er. grado de la Escuela San Isidro Labrador, de la ciudad Nueva Italia.

Ella es una de las más de 4.000 niñas y niños de 18 instituciones públicas donde desde el 2018, la Fundación Dequení implementa el proyecto Ludolecto.

Para conocer los beneficios de este proyecto desde sus protagonistas: alumnos y docentes, la Fundación Dequení invitó a benefactores y colaboradores de la organización a visitar una de las comunidades donde se ejecuta Ludolecto.

Matías Muzzio, coordinador de RSE y Comunicación de Vidriocar comentó que desde la empresa “apoyando a Dequení, buscamos que nuestros colaboradores tengan una experiencia de voluntariado que les enseñe lo que hay afuera y estar en contacto con la realidad de nuestro país”.

Por su parte, Irma Santander, coordinadora de marketing de Mc Donald´s Paraguay, indicó que “es una muy buena iniciativa de Dequení, porque realmente hacen lo que necesitan las empresas, que es esa conexión con las comunidades. Planear, desarrollar y ejecutar una campaña es fácil, involucrarse haciendo una acción es lo difícil. Nos sentimos parte, conocemos la realidad y sabemos en qué estamos trabajando en común. Hace más de 10 años estamos apoyándolos”.

55% de alumnos no entiende lo que leen

En Paraguay, el 55% de los niños y niñas del tercer grado no comprende lo que lee [i], muchos no alcanzan los conocimientos y habilidades esperados, lo que dificulta su posterior inserción laboral y el desarrollo de su proyecto de vida.

Ludolecto es una propuesta innovadora que pretende colaborar con el mejoramiento de la lecto escritura, brindando herramientas a los docentes para fortalecer la aplicación de la estrategia nacional LPA del MEC, en el marco del cual se aplica el proyecto. A través del mismo se promueve que las aulas sean para los niños espacios de encuentro de vivencias y aprendizajes significativos.

En el año 2018, la Fundación Dequení inicia la implementación del proyecto Ludolecto en las escuelas, con el acompañamiento de las supervisiones educativas, directivos, técnicos y comunidad educativa. Brindando herramientas útiles e innovadoras para la enseñanza, la organización de la comunidad educativa y la participación de los niños a través de sus consejos escolares y sus familias a través de las ACEs.

Comenzó así un camino lleno de desafíos, en el cual los docentes han experimentado que el juego, efectivamente, es una herramienta poderosa para aprender.

Mientras, los docentes son capaces de jugar, crear, entretener y enseñar a los niños,

  • Compartimos con niños despiertos, con mejores habilidades para relacionarse, creativos, curiosos y capaces de encontrar soluciones con nuevas ideas.
  • Colaboramos a que el país tenga personas más capaces para desarrollo económico por sus conocimientos y talento.
  • Generamos experiencias a través del juego donde los niños aprenden a conversar, a expresarse y a entender a otros en el mundo real.
  • Apoyamos a las familias en el desafío de educar, a través de talleres y orientación.
  • Motivamos a que las personas se reconozcan como líderes, con autoestima y que pueden inspirar a otros.

Durante la visita a la escuela, Andreza Ortigoza, directora ejecutiva de Dequení contó que “Estamos trabajando por hacer la diferencia. Nosotros queremos seguir transformando vidas a través de la educación(…), Para consolidar esta propuesta hemos elaborado unas guías, con los mismos docentes, para que luego de las capacitaciones, ellos puedan utilizarlas en el día a día del aula”.

“Vamos afianzando la metodología que necesitan para los resultados en la lectoescritura, que después va llevar a los niños a la capacidad matemática. Es decir, que cuando comprendan lo que lean puedan resolver los problemas. La idea es que, por consecuencia de un aprendizaje más profundo, ellos también puedan resolver los otros problemas que le plantea el currículo escolar. Cada grado tiene su guía”.

Ludolecto se implementa en cinco localidades de Central; Nueva Italia, Luque, San Antonio, Ypané y Fernando de la Mora, con más de 4.000 niñas y niños beneficiados y 200 docentes involucrados.

Beneficios del juego en el proceso educativo

“La atención es el problema en los niños. En su rutina todo es tacto y vista. No están habituados a la lectura de libros de texto porque en casa todo es vídeos, proyección, todo es visual, no hay papel: libro, folletos, boletines. Con Ludolecto vemos cómo cambian, se abren más, participan más. Para ellos es divertido. Van mejorando enormemente, la participación activa que conseguimos con la aplicación del proyecto es casi 100%”, comentó la Prof. Raquel Gómez de Cardozo, del 6º grado.

Ludolecto, además contempla la participación activa de los padres dentro del proceso de aprendizaje a través de su involucramiento en talleres donde también son instruidos en competencias para acompañar con eficiencia la educación de sus hijos, sin embargo, también representan uno de los desafíos en esta cruzada de “aprender jugando”.

“Es un poco difícil todavía. Los padres no están acostumbrados a los talleres periódicos; están todavía expectantes a los resultados. Estamos viendo la manera para que desde casa también puedan animarse, capacitarse y que tengan herramientas que les respalden en la misión de ser padres”, explicaba Mirian Boiko, directora de la escuela San Isidro Labrador, que hace cerca de dos años se encuentra aplicando Ludolecto.

 “Tratamos de hacer un hilo conductor, que vaya instalándose el juego como una técnica didáctica y que les dé mayor apertura a los niños para aprender. Cuando nos distendemos es más fácil hablar, compartir, resolver conflictos, con eso también se disminuye bastante la violencia en aula”, aportaba Andreza Ortigoza.

Corrida por la Educación

El domingo 15 de setiembre se realizará 8ª edición de la #CorridaDEQUENÍ por la Educación, con empresas y sus colaboradores, además de teams. El circuito elegido será nuevamente el de la Costanera de Asunción desde las 7:00 horas.

Esta es la única carrera en su tipo del país que suma a miles de corredores de empresas representadas por sus equipos de trabajo.

Podrán participar de este evento empresas y organizaciones: a partir de 20 corredores. Además de team: a partir de 3 corredores. El costo por empresa corredora es de Gs. 2.000.000 (20 corredores) y por cada corredor adicional Gs. 100.000. Las inscripciones están abiertas a través de [email protected] o al 0985 733 862/ 0985 374 329

Compartí: