Una mujer iraní apasionada por el futbol falleció tras prenderse fuego fuera de una cancha al saber que podría ser condenada a seis meses de prisión por intentar entrar a un estadio de fútbol.


La tragedia causó cólera entre futbolistas y personas conocidas en Irán, lugar donde las mujeres aun  tienen prohibido  el acceso a los estadios de fútbol, sin embargo sí es permitido la entrada  de féminas en recintos de otros deportes, como el voleibol.

Sahar Khodayari murió en un hospital de Teherán, según indicó el martes la agencia Shafaghna. La mujer, de 30 años, era denominada en medios sociales como la “Chica azul”, por los colores de su equipo predilecto, Esteghlal.

Khodayari, quien solía disfrazarse de hombre para poder ingresar, estaba a la espera de su juicio por haber tratado de ingresar al estadio en el pasado mes de marzo y podía ser condenada a seis meses de cárcel.

Fuente:  Infobae

Compartí: