Siete civiles han muerto en bombardeos del régimen sirio y de Rusia, su aliado, contra la provincia de Idlib pese a una tregua en vigor, informó este sábado el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH)


Una manifestación contra la interferencia rusa en Jan Sheijun, ciudad en manos rebeldes de la provincia de Idlib, el pasado 27 de agosto al noroeste de Siria© AFP/Archivos Zein al Rifai

Esta provincia y varias zonas adyacentes del noroeste, bajo control del grupo yihadista Hayat Tahrir al Sham (HTS), gozan de un alto el fuego anunciado por Moscú a finales de agosto, después de cuatro meses de bombardeos que, según esta oenegé, mataron a más de 960 civiles.

El martes, un civil de 75 años murió en los primeros bombardeos rusos sobre la zona desde el anuncio del alto el fuego.

El sábado, un niño falleció al ser alcanzado por cohetes disparados por el régimen sirio contra una aldea del sur de la provincia de Idlib, afirma el OSDH, que posee una red de fuentes en el país.

En las mismas circunstancias murieron el viernes cinco civiles, incluido un niño, en las localidades de Maaret Al Numan y Kafranbel y un sexto, en un ataque aéreo ruso en el oeste de la provincia.

La guerra en Siria ha causado más de 370.000 muertos desde su estallido en 2011 a raíz de la represión de manifestaciones prodemocracia.

El régimen del presidente sirio Bashar al Asad ha reconquistado alrededor del 60% del territorio con la ayuda militar de Rusia, de Irán y del movimiento Hezbolá libanés. Idlib y vastas zonas en poder de las fuerzas kurdas en el este del país escapan a su control.

Fuente: AFP

Compartí: