Los asaltantes del transportador de caudales de la empresa Yrendague se habrían alzado con unos 550 millones de guaraníes, según confirmó el comisario Rubén Paredes.


El hecho ocurrió poco después del medio día en Capiatá y deja como saldo un guardia muerto y otro herido.

La policía ya encontró el vehículo utilizado por los delincuentes, que según registros policiales figur como robado desde julio pasado. La inseguridad reinante en el país deja otra familia enlutada. El asesinato del comisario Félix Ferrari en manos de criminales fue calificado recientemente por el ministro del interior como un hecho aislado.

Compartí: