Toyota Motor Corporation está experimentando con su coche Prius en un intento de hacerlo autónomo desde el punto de vista energético. El Prius es el primer coche de pasajeros híbrido de producción masiva, que salió al mercado en 1997 y funciona tanto con gasolina como con electricidad.


En el proyecto más reciente financiado por el Gobierno japonés, los ingenieros de Toyota instalaron paneles solares diseñados por Sharp en el capó, el techo, la ventana trasera y el alerón del automóvil para ver cuánta energía puede acumular.

La electricidad de los paneles va directamente a la batería, por lo que el Prius puede cargarse mientras está en movimiento o estacionado. En un día soleado, la energía obtenida de este modo puede ser suficiente para recorrer hasta 56 kilómetros, suficiente para un día normal de tráfico e incluso un poco más. Pero el rendimiento disminuye rápidamente si está nublado o incluso cuando hace demasiado calor.

Las células de los paneles solares son ultradelgadas, de tan solo 0,03 milímetros de grueso, lo que les hace fácil adaptarse a la forma de un auto. El maletero del Prius está lleno de baterías para los paneles solares, añadiendo un peso extra de unos 80 kilogramos, un problema que los científicos están tratando de resolver.

Fuente: Sputnik 

 

Compartí: