Huawei lanzó este jueves el que podría ser el teléfono 5G más inteligente del mundo, pero su destino en Europa dependerá de si a los clientes les llega a interesar un dispositivo sin acceso a software y aplicaciones compatibles con Google.


Huawei exhibirá su gama Mate 30 en Múnich en su primera presentación de un nuevo teléfono desde que en mayo el presidente Donald Trump le prohibió comprar tecnología estadounidense alegando riesgos para la seguridad nacional. Ese veto podría costarle 10.000 millones de dólares a la empresa china.

“El lanzamiento será el más visto”, aseguró el analista de telecomunicaciones y medios Paolo Pescatore. Agregó que “pese a todas las preocupaciones que rodean a Huawei y las dificultades que enfrenta, sigue desafiante y preparado para resistir”.

Pero el evento está rodeado de incertidumbre sobre si los compradores podrán usar aplicaciones compatibles con Google.

La celebración del lanzamiento en Europa subraya la importancia de los 500 millones de consumidores de la región para Huawei, que perdió cinco puntos porcentuales en cuota de mercado en la región tras el veto de Estados Unidos.

La gama Mate 30 se ejecutará en una versión de código abierto de Android, y no en la versión actual con licencia de Google, dijo una fuente familiarizada con el asunto.

Los teléfonos no podrán acceder a los servicios móviles de Google para usar Play Store y descargar aplicaciones como Gmail, Youtube o Maps. En cambio, Huawei ofrecerá su propia interfaz que permitirá a los usuarios acceder a algunas aplicaciones de Google.

Sin ellos, dicen los analistas, los consumidores no querrán el teléfono, a menos que Huawei pueda encontrar una manera de convencerlos de que sus características no tienen comparación y que la oferta de software alternativo es estable y fácil de usar. Huawei dice que el “cerebro” del teléfono, el chipset Kirin 990 supera a los teléfonos 5G con tecnología de Qualcomm.

Los analistas quieren saber cuándo se empezará a vender el Mate 30 Pro de gama alta y cuál será su precio en comparación al Galaxy S10 5G de Samsung, que se vende a 1.299 dólares, y el iPhone 11 Pro que tiene un precio inicial de 999 dólares pero carece de conectividad 5G.

Fuente: Reuters 

Compartí: