La tensión entre Teherán y Washington crece tras los ataques a Arabia Saudita. A pesar de que la nación persa lo niega, el gobierno estadounidense insiste en que fue una agresión iraní.


En un momento de agudas tensiones entre Washington y Teherán por las acusaciones de que Irán atacó instalaciones petroleras de Arabia Saudita, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobó este viernes sanciones contra el Banco Nacional iraní. Según el mandatario, las medidas contra la nación persa son “las mayores sanciones jamás impuestas contra un país”.

Estas sanciones se imponen luego de los ataques contra instalaciones petroleras en Arabia Saudita el fin de semana, cuya responsabilidad Estados Unidos atribuye a Irán, mientras que Teherán lo desmiente.

El Departamento del Tesoro informó en un comunicado que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) tomó acciones contra el Banco Central de Irán y contra el Fondo Nacional de Desarrollo de Irán.

“El descarado ataque de Irán contra Arabia Saudita es inaceptable”, dijo el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin que indicó que estas sanciones apuntan contra mecanismos de financiación cruciales para las Fuerza Qods, unidad de los Guardianes de la Revolución encargada de las operaciones exteriores, Hezbolá y otros grupos.

Irán negó estar detrás de los ataques que fueron reivindicados por los rebeldes hutíes de Yemen, un grupo chiita que está enfrentado con Arabia Saudita por su participación en una coalición que apoya al gobierno yemení en la guerra civil.

Estados Unidos ya impuso una batería de sanciones contra Irán tras retirarse unilateralmente de un acuerdo internacional de 2015 destinado a restringir la industria nuclear iraní a fines civiles, una política que denomina de “máxima presión”.

 Fuente: TN.ar
Compartí: